Importancia de la música

¿Qué es la música?

Con el nombre de música se conoce al arte de organizar de forma sensible y lógica los sonidos y los silencios, utilizando para ello los principios fundamentales de la melodía, la armonía y el ritmo. Intervienen en este proceso una serie de mecanismos que tienen que ver con la psiquis humana y que motivan esa combinación de sonidos. La música es una manifestación artística, y con ello, un producto cultural. Por lo general el músico se propone producir una experiencia en el oyente, despertar una serie de pensamientos o sentimientos en este.

El lenguaje de la música

La música ha sido siempre un medio de expresión y de comunicación no verbal, que debido a sus efectos emocionales y de motivación se ha utilizado como instrumento para incidir en el comportamiento individual pero también en el colectivo.

La música genera sentimientos de diversa índole en las personas, y a diferencia de la palabra, la música conecta de forma muy especial con el subconsciente. El proceso de comunicación a través de la música puede involucrar a individuos de distintas partes del mundo y de distintas edades, que difícilmente podrían comunicarse de otro modo.

Música para todos los gustos

Una clasificación bastante abarcativa divide a la música en tres grandes grupos. El primero de ellos es el de la música culta, que es la que está sujeta a determinadas consideraciones estéticas y estructurales, con la necesidad de poder expresarla claramente por escrito. Dentro de esta lleva un lugar de privilegio la denominada música clásica.

 

Las otras dos categorías tienen una frontera más bien difusa, pues son la música tradicional y la música popular. Se supone que la primera es la que identifica a un determinado pueblo y se transmite de forma oral entre las generaciones, mientras que la segunda es la que ha trascendido los marcos de una comunidad y es reproducida por los medios masivos de comunicación en todo el mundo. Pero puede suponerse que toda la música que hoy es popular y masiva, alguna vez fue  de difusión restringida.

En su faceta más tradicional y folklórica, la música es fruto del sentir de un pueblo o colectividad, en muchos casos es anónima y se transmite “de oído”, ignorando su escritura formal, lo que permite que con el paso del tiempo vaya sufriendo modificaciones. En general se le da mucha importancia al ritmo, a la vez que las letras suelen describir sentimientos individuales o realidades sociales importantes, propias de una época y lugar.

El country, el flamenco, el blues, el jazz o el tango, por ejemplo, nacieron en ciertas regiones y luego se extendieron alrededor del mundo. La difusión de estas músicas más allá del área en las que se originaron permite que las personas tengan un acercamiento al sentir de otras sociedades, a sus hábitos y a sus problemáticas más cotidianas.

La música en el desarrollo de niños y jóvenes

Está demostrado que acercarse a la música es muy importante para los niños y los jóvenes: en ambos casos hay un especial valor en el acto de escuchar música para el desarrollo. Los primeros tres años de vida son un período muy importante y decisivo en el futuro del niño, en esta etapa se vivencia una relación especial con los padres llamada apego: la música puede contribuir a fortalecerlo.

Incluso se afirma que escuchar música tranquila durante el embarazo es bueno para el futuro bebé. El hábito de oír música aumenta la capacidad de memoria y atención de los niños, mejora su habilidad y creatividad para resolver problemas matemáticos y de otros tipos, provoca la evocación de recuerdos e imágenes gratificantes y estimula el desarrollo integral.

Si se combina con el baile, además, puede estimular los sentidos, el equilibrio y el desarrollo muscular. En los jóvenes, la música suele ser una fuente de acercamiento entre distintas personas, a una edad en la que las emociones están a flor de piel y la sociabilización no siempre es fácil. Tener los mismos gustos musicales o dedicarse a aprender o  a interpretar música juntos es algo que llena de placer a muchos jóvenes en todo el mundo, a la vez que los encamina hacia la construcción de una identidad.

Música y salud

El acto de escuchar música es uno de los pocos que involucra la utilización de todo el cerebro en forma simultánea, por lo que produce beneficios sorprendentes para la salud. Muchas corrientes de la medicina insisten sobre las ventajas de escuchar música, que aun con sus limitaciones, no dejan de ser llamativas.

En las personas expuestas a enfermedades dolorosas, puede reducir el dolor en hasta 21 % y la depresión en hasta 25 %, según algunos estudios. La música da la sensación de control y logra que el cuerpo libere endorfinas. Al escuchar música relajante en la mañana y la tarde, las personas con presión arterial alta pueden reducirla, mientras que en los casos de enfermedades cerebrovasculares, la música puede acelerar la recuperación tras padecer hemorragias o parálisis debilitantes. El dolor de cabeza crónico, muy habitual en las ajetreadas sociedades de hoy, puede mitigarse en gran medida mediante el hábito de escuchar música suave y relajada.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Clasificaciones (2017). "Importancia de la música". Recuperado de: http://www.tiposde.org/arte/890-importancia-de-la-musica/