A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Tipos de marcha


La marcha es una forma de locomoción propia de los seres vivos bípedos en la que los miembros inferiores se alternan manteniendo el equilibrio. Aquellas personas que cuentan con alguna lesión en el sistema nervioso central pueden presentar distintos tipos de marchas, entre ellas se distinguen las siguientes:

Marcha tabética o atáxica: en esta clase de marcha el individuo levanta una de las piernas cuando avanza y cuando caen golpean el piso con el talón y quedan cerca del otro pie. Esta marcha se asemeja a la de los soldados alemanes ya que elevan y extienden las piernas en el aire de manera exagerada.

Marcha de ebrio: esta marcha es similar a la anterior aunque en esta las alteraciones en el equilibrio hacen que el individuo deba caminar con sus brazos apartados y sus piernas separadas, lo que ocasiona un desplazamiento zigzag.

Marcha vestibular: en esta marcha, el individuo anda hacia atrás y hacia adelante, desviándose hacia alguno de los costados.

Marcha parkinsoniana: en este caso, el individuo camina sin balancearse y a escaza velocidad,  encorvado hacia adelante y sus brazos se ponen rígidos. Puede ocurrir que el individuo acelere la marcha y no logre ponerse de pie por la flexión de su tronco y cabeza

Marcha espasmódica: en este tipo de marcha, los pasos son cortos, lentos y dificultosos. Al realizarlos, la punta del pie del individuo roza el piso, lo que provoca que camine en puntillas. Generalmente, quien padece esta enfermedad eleva de forma alternada ambos lados de la pelvis. Esta marcha es común en individuos que poseen alguna lesión que sea bilateral en las vías piramidales y que posean fenómenos espásticos.

Marcha de los lacunares: esta se presenta en aquellos individuos que padecen esclerosis cerebral crónica, lo que hace que los pasos que dé sean pequeños y que los pies se arrastren.

Marcha de parálisis periféricas: en la parálisis fláccida como la neuritis el individuo puede presentar trastornos en la marcha como consecuencia de los nervios o músculos lesionados.  En este caso, el individuo flexiona las rodillas y la pelvis y levanta las piernas en gran medida.  El pie cae de forma pasiva en el suelo ocasionando un sonido por el golpe del mismo.

Marcha en tijeras: esta marcha es común en niños que poseen diplejía espástica cerebral y se caracteriza por hacer que las rodillas se peguen entre sí y que las piernas se crucen.



Marcha hemipléjica: en este caso, el individuo posee la pierna rígida y paralizada, por lo que realiza movimientos circulares. Esto se debe a que presenta contracturas en los extensores y a la rigidez del miembro inferior en extensión.

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: