Importancia del microscopio

¿Qué es un microscopio? 

No hay duda de que, en la historia de la ciencia, la invención del microscopio representó un hito importantísimo. Como bien se sabe, un microscopio es un instrumento compuesto de varias lentes, que al actuar en conjunto magnifican en miles de órdenes de magnitud el tamaño de los objetos, haciendo posible que podamos ver objetos y seres vivos sumamente pequeños, que no podemos ver a simple vista, tal es el caso de las bacterias, las levaduras, las algas unicelulares, etc.

Además de su reducido tamaño, la inmensa mayoría de los seres microscópicos presentan la dificultad de que las células y sus componentes son transparentes, por lo que no existe contraste entre las diferentes estructuras que los componen ni entre aquellas y el medio que las rodea.

La importancia del microscopio reside en que nos permite ver a las células y a ciertas estructuras intracelulares. También podemos hacer cortes histológicos de tejidos animales o vegetales para ver su disposición en detalle, caracterizar la epidermis de un animal o de una hoja, y visualizar un sinnúmero de estructuras más.

Se podría decir que el microscopio es uno de los elementos más importantes en los laboratorios dedicados a la investigación biológica, pues el hecho de haber superado la limitante de la resolución del ojo humano le ha abierto al hombre de ciencia un mundo hasta entonces ignorado, o cuanto mucho, apenas imaginado.

El microscopio, un objeto con historia

La primera lente de amplificación visual de la que se tiene conocimiento fue encontrada en excavaciones de la ciudad asiria de Nínive. Asimismo, Séneca y Plinio el Viejo describen que los médicos romanos tenían “bolas para ver los parásitos en las heridas”.

Bastante tiempo después comienzan los primeros estudios de óptica en la España musulmana. Pero fue el holandés Antonie van Leeuwenhoek (1632-1723) la primera persona en construir y emplear microscopios sumamente rudimentarios. Siendo aprendiz de comerciantes de telas, llamó la atención de este joven una lupa que estaba montada sobre un soporte y que era utilizada por los comerciantes textiles para analizar en detalle la calidad de las telas.

Van Leeuwenhoek adquiere este objeto y lo va perfeccionando, con él se va introduciendo en el mundo de la biología y hace importantísimos aportes, realmente muy novedosos para esa época. De hecho, fue el primero en observar y documentar seres unicelulares como los protozoarios ciliados y las algas. También describió por primera vez, aunque de manera muy rudimentaria, al espermatozoide humano.

Microbios a la vista

El microscopio hizo que la evolución en las ciencias biológicas y en la medicina en particular sea impensada. Sin el microscopio, no podríamos haber probado la existencia de agentes infecciosos, como numerosas bacterias, de manera que sin este paso tampoco habríamos podido encontrar los antibióticos que sirven para controlar a estos agentes patógenos.

Es decir que el microscopio es uno de los medios más valiosos para el diagnóstico de las infecciones, pues muchos microorganismos pueden ser identificados de manera bastante segura y económica recurriendo a unas pocas tinciones (como la coloración de Gram o la de ácido-alcohol resistencia). Por cierto, con el microscopio se han descubierto muchísimas curiosidades del mundo de la biología.

Es interesante destacar que antes el microscopio era un instrumento de uso casi exclusivo por parte de los histólogos y los citólogos, quienes a través de tinciones de preparados podían diagnosticar algunas enfermedades. Hoy en día este instrumento es usado por bioquímicos, fisiólogos e incluso por ingenieros electrónicos o en sistemas, para diseñar y comprobar el correcto funcionamiento de microcircuitos o chips.

Los más difundidos por su simplicidad de uso y relativamente bajo costo son los microscopios ópticos. Pero cuando las estructuras que se quieren apreciar son muchísimo más pequeñas, hay que recurrir al microscopio electrónico. Con el microscopio óptico común o de contraste de fases se pueden visualizar estructuras de hasta 0,2 µm. Con el microscopio electrónico pueden verse objetos de 0,001 µm, incluso pueden identificarse moléculas. Muchos de los virus que más preocupan hoy a la comunidad médica y científica pudieron ser estudiados gracias al desarrollo del microscopio electrónico.

En un microscopio electrónico, los rayos luminosos convencionales son reemplazados por un haz de electrones. Es decir que se produce el bombardeo de electrones sobre la muestra. La imagen se proyecta sobre una pantalla.

Existen dos tipos de microscopio electrónico:

  • De transmisión: tiene una mayor magnificación, con el inconveniente de que se deben tomar muestras muy finas de lo que se va a observar.
  • De barrido (o rastreo): permite observar estructuras muy pequeñas sin tener que diseccionarlas.

Un ejemplo muy claro de la importancia que tuvo el microscopio en el descubrimiento de los microorganismos la podemos ver en el trabajo del reconocido médico francés Louis Pasteur, quien demostró la participación de seres vivos en la descomposición de la materia orgánica.

También en la labor de Robert Koch, quien estableció que algunas de las bacterias más mortales, como las que causan el cólera y la tuberculosis, se transmiten de animales enfermos a animales sanos.

Otro hito significativo en la ciencia, que da cuenta del incalculable valor que tuvo el microscopio en la mayor parte de los avances del siglo XIX y XX, son los descubrimientos realizados por el histólogo y médico español Santiago Ramón y Cajal (1852-1934), quien en 1906 recibió el premio Nobel de Medicina por descubrir que las fibras del sistema nervioso se componen de células independientes pero interconectadas, a las que llamó neuronas, y que como bien se sabe, son fundamentales para nuestra funcionalidad.

Artículos Relacionados:

Cómo citar este texto

Enciclopedia de Clasificaciones. (2016). Importancia del microscopio. Recuperado de: http://www.tiposde.org/ciencias-naturales/868-importancia-del-microscopio/