Importancia del aire

¿Qué es el aire?

El aire es una combinación de gases que se hace presente en la naturaleza en tanta abundancia que compone toda la atmósfera terrestre. Este resulta imprescindible para la inmensa mayoría de los seres vivos y para la salud de los ecosistemas.

Antes del siglo XVIII, se creía que el aire era una masa homogénea. Luego fue profundizándose el conocimiento acerca de las sustancias que lo componen. Los aportes más importantes fueron los de Joseph Black, quien descubrió que el aire contenía dióxido de carbono; los de Carl Scheele, a quien se le atribuye el descubrimiento del oxígeno como parte integrante del aire, hacia 1772. Y, finalmente, el del físico Daniel Rutherford, quien corroboró  la presencia de nitrógeno.

Precisamente el nitrógeno es el componente más abundante del aire atmosférico, puesto que representa más del 75 % del aire que respiramos. El oxígeno es el segundo en importancia, comprende alrededor del 23 % del aire y resulta imprescindible para el proceso de respiración de los humanos y de muchos otros animales. El resto de las sustancias que componen el aire lo hacen en una proporción mucho menor, aun así cumplen funciones muy importantes para la naturaleza.

Así, por ejemplo, el vapor de agua forma la humedad de la atmósfera, mientras que el dióxido de carbono es requerido por las plantas para realizar la fotosíntesis. A la vez, este gas ayuda a mantener el calor de la tierra durante las horas de la noche. El ozono, que es una variedad del oxígeno, filtra las radiaciones peligrosas provenientes del sol.

Aire y atmósfera

Excepto en las partes de la tierra cubiertas por masas de agua, todo el  resto de la corteza terrestre está rodeada de aire. Este gas se encuentra organizado en forma de capas que difieren en algunas de sus características, conformándose así la atmósfera: cada una de esas capas cumple importante  funciones, empezando por la tropósfera, siguiendo por la estratósfera (fundamental para la filtración de las radiaciones solares, pues es aquella en la que se ubica la capa de ozono), por último se sitúan la mesósfera y la exósfera. Más allá de esa capa, la densidad del aire se vuelve tan baja que las fuerzas entre las moléculas desaparecen de forma casi total.

Aire en movimiento

Las fuerzas de la naturaleza muchas veces ejercen presión sobre el aire, que repercute en forma de movimiento. A las masas de aire en movimiento se las denomina viento, que se caracterizan por su dirección, su velocidad y su temperatura. Los centros de presión son los que gobiernan los movimientos de las masas de aire.

La intensidad del movimiento puede variar sustancialmente, de pequeñas e imperceptibles brisas cuando la velocidad del viento es menor de 3 metros por segundo, a  la categoría de huracán, en los casos en que esta velocidad supera los 63 metros por segundo, según se establece en el criterio o escala Beaufort. Son bien conocidos los efectos devastadores de los huracanes que se han presentado en las últimas décadas, como el Mitch o el Katrina.

Sin embargo los vientos moderados son sumamente útiles. Por ejemplo, las aves se benefician por estas corrientes de aire que posibilitan sus migraciones, y las centrales eólicas se ponen en funcionamiento y generan energía gracias a ellos.

El aire tiene determinada temperatura y humedad: el sol es la fuente de calor de la atmósfera y no todas las zonas de la atmósfera se calientan de igual modo. A mayor latitud, los rayos solares llegan a la tierra con mayor inclinación y por ello la cantidad de calor recibida es menor.

La variación térmica no depende solo de la posición respecto de la línea del Ecuador (la latitud), sino  también de los movimientos propios de la Tierra, que son la rotación y la traslación. El origen de la humedad del aire se encuentra en los océanos, cuya agua se evapora por efecto de la radiación solar y pasa a la atmósfera. Además de hacerlo en forma de vapor, el agua está presente en el aire en estado líquido, como pequeñas gotas, y en estado sólido, como cristales de hielo.

La contaminación del aire

La contaminación del aire es uno de los problemas ambientales más importantes de la actualidad, en muchos casos es el resultado de las actividades humanas: las causas que originan esa contaminación son diversas, pero en forma mayoritaria responden a la actividad humana industrial, comercial, doméstica y agropecuaria.

Los contaminantes primarios son los que permanecen en la atmósfera tal como fueron emitidos desde su fuente, mientras que los secundarios son los que han estado sujetos a cambios químicos o son producto de la reacción de dos o más contaminantes primarios en la atmósfera.

La principal vía de entrada de los contaminantes del aire al organismo humano es el sistema respiratorio, que a menudo disminuye su capacidad funcional a causa de la irritación en las vías respiratorias que estos provocan, esto puede derivar en serios problemas de salud para las personas.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Clasificaciones (2017). "Importancia del aire". Recuperado de: http://www.tiposde.org/ciencias-naturales/894-importancia-del-aire/