Concepto de ética

¿Qué es la ética?

Frecuentemente observamos que cuando pretendemos nombrar la ética, decimos “ética y moral”. Lo cierto es que con sólo hablar de ética, ya estaríamos abarcando, implícitamente, el concepto de moral. Esto es porque se entiende por ética la derivación de la filosofía dedicada al estudio de la moral. Es decir, que será la rama de dicha ciencia que se encargará de estudiar el bien o el mal, lo correcto o lo incorrecto, lo debido o lo indebido de las conductas humanas y/o las decisiones que los individuos tomen.

Puesto que proviene de la filosofía, su método se basa en la reflexión y la posterior argumentación. Es por esto que cuando uno realiza un juicio ético sobre la conducta de otro ser, y elabora una sentencia; esta también llevando a cabo un juicio moral.

Por otra parte, es también competencia de la ética el estudio y la reflexión sobre las virtudes, la bondad y la maldad, el deber, y la felicidad. Es decir, que por ejemplo, cuando conocemos a alguien y decimos “es una buena persona”, estamos elaborando una sentencia ética (o juicio moral). De la misma forma que lo estaríamos haciendo al decir, “robar no es correcto, es indebido, está prohibido”.

Es importante aclarar, que en su concepción más clásica, esta ciencia solo se aboca al estudio de aquellas conductas realizadas en forma consciente, voluntaria y libre; es decir, sobre los que el sujeto es capaz de ejercer un control.

Si bien una sentencia ética no es establecida como norma formal y estricta de una sociedad, se encuentra vinculada en gran medida con las leyes dado que determina una norma, que aunque de modo informal, alcanza a toda la sociedad en una misma conducta.

Es decir, más allá de la existencia de una ley escrita que determine que se prohíbe matar o cometer un homicidio; puede decirse que esta se basa en el previo juicio moral que determina que matar está mal, es incorrecto o indebido.

La cultura y su influencia en la ética

Por supuesto que ante reflexiones vinculadas a la conducta y a la moral, no puede dejarse a un lado la cultura, fundamentalmente los usos y costumbres, y la forma de manejarse por la que cada sociedad se rija. El juicio moral que puedan establecer dos personas nacidas y criadas en culturas diferentes sobre la muerte será sin duda distinto.

Sin ir más lejos, si alguien es criado en un país donde por ejemplo este vigente la pena de muerte para delincuentes; seguramente el juicio moral de ese sujeto dictaminara que si alguien comete un delito está bien matarlo. Mientras que alguien que haya vivido en un país donde la pena de muerte es ilegal lo más probable es que elabore una sentencia ética por la cual establezca que cometer un homicidio siempre está mal.

Dos ramas de la ética

Dentro de la ética pueden distinguirse dos grandes ramas como las más importantes, la ética normativa y la ética aplicada:

1. Normativa:  Se trata de aquella que determina todo aquello que los hombres de la sociedad deberían considerar como bueno o malo, correcto o incorrecto. A diferencia de la consiguiente, esta no toma ningún campo conductual especifico del hombre.

2. Aplicada: Por otro lado, la segunda hace referencia a aquella que estudia hechos específicos dentro de un campo determinado, por ejemplo la ética de la medicina en torno a la eutanasia. Dentro de esta, se encuentran tres tipos de ética muy estudiadas hoy en día, la bioética, la ética profesional y la ética ambiental.

La primera dedicada al estudio de conductas vinculadas a la medicina y a la biología. La segunda es la que determina que está bien o mal dentro del ejercicio de una profesión, es decir, que establece normas morales por las que los profesionales deberían regirse. Por último, la ética ambiental se ocupa del estudio y los juicios morales dados en la relación del hombre con el medioambiente.

Artículos Relacionados:

Cómo citar este texto

Enciclopedia de Clasificaciones. (2016). Concepto de ética. Recuperado de: http://www.tiposde.org/ciencias-sociales/919-concepto-de-etica/