Tipos de quesos

El queso es un alimento que se obtiene de la leche cuajada una vez madura y puede provenir de la vaca, cabra, búfala, camella u otros mamíferos. Los quesos pueden ser clasificados tomando en cuenta diversos criterios, algunos de ellos son:

 

– De acuerdo a si corteza, los quesos que existen son:

De corteza artificial: estas son colocadas por el fabricante y puede estar hecha con cera, hojas, carbón vegetal, extracto vegetal, entre otros materiales.

De corteza enmohecida: esta puede o no ser comestible y se forma colocándole moho en el exterior del queso, conformándose así una corteza.

De corteza seca: esta corteza se produce sola, debido a que la superficie del queso se seca conformándola de forma natural. A medida que pasa el tiempo más se secará el queso, aumentando el grosor de la corteza.

Sin corteza: este es el caso de los quesos frescos, que carecen de todo tipo de cortezas.

 

– De acuerdo a las características de la pasta, los tipos de quesos que existen son:

Muy blanda: este es el caso de los quesos frescos, que resultan muy fáciles de untar.

Semi-blanda: este es el caso de los quesos azules y veteados La pasta de estos quesos varía, por lo que algunos son quebradizos y otros más fáciles de untar.

Blanda: en esta categoría se incluyen los quesos cremosos.

Semi-dura: estos quesos son consistentes pero aún así pueden ser cortados en lonchas sin quebrarse. La mayoría de los quesos que se producen corresponde a esta clase de queso.

Dura: estos quesos tienen una pasta muy consistente, por lo que son difíciles de cortar, esto hace que sea imposible cortarlo en lonchas sin que se quiebren. Estos quesos se caracterizan por ser muy sabrosos.

 

– De acuerdo al proceso de elaboración se encuentran los siguientes:

Frescos: estos quesos son los que se consumen al poco tiempo de haber sido fabricados. Pasan por la fermentación láctica pero no por las condiciones de maduración. Su fecha de vencimiento es próxima a su fabricación y contienen mucha humedad.

Maduros: estos quesos no sólo atraviesan la fermentación láctica, sino que se los somete a diversos procesos de transformación para obtener un afinado mayor. De acuerdo al tiempo de maduración y los procesos por los que pasan, los quesos adquieren distintas características. 

Fundidos: estos se obtienen a partir de la mezcla, emulsión y fundición de dos o más quesos. Además se les puede agregar otros condimentos para que adquieran un sabor particular, como sal, nueces, ajo, hierbas, entre otros.

De pasta hilada: una vez que se rompe la cuajada se la deja en reposo en el suero para que adquiera hilatura.

En polvo y rayado: estos se disgregan mediante procesos mecánicos y se caracterizan por su baja humedad.

De pasta blanda: estos concentran mucha humedad, su masa no es prensada y el desuerado es de baja intensidad.

De pasta prensada: estos sí fueron prensados y su pasta puede ser cocida, semi-cocida o no cocida.

Artículos Relacionados:

Cómo citar este texto

Enciclopedia de Clasificaciones. (2016). Tipos de quesos. Recuperado de: http://www.tiposde.org/cotidianos/171-tipos-de-quesos/