A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Tipos de carácter


El carácter es un constructo psicológico compuesto por las características dinámicas del ser humano. El término alude a la forma de ser y personalidad del individuo.

A grandes rasgos se podría decir que existen los siguientes:

Nervioso:

Las personas que tienen este tipo de carácter se caracterizan por tener dificultades en la memorización, comprensión y en el razonamiento lógico. Estas personas suelen ser desordenadas y carentes de disciplina y perseverancia para realizar las cosas. Suelen ser personas extrovertidas, cariñosas, sociables, inestables y de voluntad débil. Además se entusiasman por lo novedoso siempre y cuando sea práctico. Por último, son muy cambiantes en sus intereses y ocupaciones.

Sentimental:

A las personas que tienen este carácter les cuesta adaptarse a los cambios, se desalientan con rapidez cuando aparecen dificultades y les gusta hacer las cosas bien. En el ámbito laboral resultan indecisos y lentos. Son personas reflexivas y abstraídas, se desmoralizan con facilidad, son rencorosas y cuesta reconciliarse con ellas. Son individuos tímidos, sensibles, pesimistas y tienden a buscar el aislamiento y soledad.

Colérico:

Son personas que no suelen terminar las cosas que comienzan y cambian constantemente de actividad. En el ámbito laboral son poco disciplinadas. Les cuesta sintetizar y adquirir nuevos conocimientos, son de tensionarse muy fácilmente. Además, los coléricos son buenos con la improvisación y comprenden las cosas rápido. Les agradan las cosas que sean inmediatas, concretas y técnicas. Suelen ser extrovertidas y en cuanto perciben peligro dejan de lado lo que estén haciendo. Les agrada hacer cosas nuevas y siempre están ocupados.

Apasionado:

Son muy imaginativos y memoriosos, les gustan las tareas más variadas, estar ocupados y les aficiona estudiar. Esto último lo hacen ordenada y metódicamente. Suelen preferir el trabajo individual al grupal. Son personas hábiles para la literatura, historia, matemáticas y redacción. Las cuestiones relacionadas con la política, la religión y lo social les atraen.

Sanguíneo:

Las personas con carácter sanguíneo suelen adaptarse con facilidad a cualquier ambiente, son muy curiosas y toquetean todo. Son trabajadoras, cerebrales y piensan todo con frialdad. Suelen utilizar la mentira como recurso para alcanzar lo que deseen y son poco sensibles.

Flemático:

A personas con carácter flemático les gusta trabajar individualmente, son muy ordenadas y metódicas. Además, se caracterizan por ser callados y muy reflexivos así como también tranquilos. Les importa que las cosas sean exactas, son puntuales y su inteligencia es profunda pero lenta.

Amorfo:



Quienes tienen una personalidad amorfa son desordenadas y torpes, evitan los esfuerzos y suelen dejar las cosas para después. Su vida pasa por comer y dormir y son muy perezosos. Analizan las cosas superficialmente y razonan lentamente. Suelen ser extrovertidos y sociales, no se caracterizan por ser entusiastas. Llegan tarde a todas partes, son poco originales y se dejan llevar por la corriente.

Apático:

Las personas apáticas no suelen interesarse por las actividades, tienen pocas ideas y estímulos. Son personas melancólicas y cerradas, testarudas y difíciles de conocer. Son pasivos, indiferentes, rutinarios y también perezosos.

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: