Tipos de vinos

El vino es una bebida alcohólica resultado de la fermentación del mosto (jugo) únicamente de la uva.  Es una de las más antiguas en su elaboración, y consumida actual y prácticamente en todo el mundo. Dependiendo de los factores climáticos (seco o húmedo) ambientales, geográficos (latitud y altitud) y el tratamiento de cultivo que se dé a los viñedos, existen diferentes clasificaciones y tipos de vinos. Dos de ellas son generalmente las más reconocidas:

 

1. Según su vinificación (forma en que fueron producidos) existen tres clasificaciones fundamentales, o generales:

–          Vinos Tranquilos o Calmos: Son los vinos puramente realizados desde el jugo o mosto, sin aditivos de ningún tipo. Son los de menor graduación alcohólica (entre 10° y 15° grados) puesto que detienen su fermentación en un momento dado. Dentro de esta clasificación, a su vez se encuentran los conocidos Tintos, Blancos y Rosados, cuyos colores dependen del tiempo que el mosto de la uva haya permanecido fermentando o macerando junto a la piel de la misma, más conocida como hollejo.

–          Vinos Generosos o Fortificados: Interviene en su proceso (antes o durante) la adición de otro componente, el Brandy de uva, que aumenta su graduación alcohólica sin alterar la materia prima, pero sí proporcionando mayor cuerpo, y dotando a la bebida de una textura, y un ligero gusto dulce. Entre los generosos, se pueden mencionar al Vermouth, Jerez, Madeira, Marsala y Oporto, entre otros.

–          Espumantes: También conocido como Champagne, el vino espumante presenta dos fermentaciones. Una durante su vinificación, tal como la realizan las otras dos clasificaciones, y una posterior dentro de la botella en que se envasa, en donde se libera una nueva cantidad de Dióxido de Carbono que al no poder escapar se aloja en ella, generando ese gas característico. Este gas también puede inyectarse de manera artificial, como las bebidas gaseosas, pero esto disminuiría su calidad como Champagne, convirtiéndose tan solo en un vino espumoso.

 

2. Según su color, producto del contacto del jugo con la piel de la uva, conocida como hollejo:

–          Tintos: Elaborado con uvas rojas o negras, los hollejos atraviesan todo, o casi todo el periodo de fermentación con el mosto, otorgándole ese color oscuro, violáceo, característico de este tipo de vino. Existen variedades de uvas tintas, conocidas como varietales, tales como Cabernet Sauvignon y Franc, Merlot, Malbec, Tempranillo y Sirah, entre otras.

–          Blancos: En el vino banco, o Blanc, la uva utilizada en su proceso es la blanca o verde (pudiéndose utilizar las tintas, aunque no es frecuente)La forma de realizarse es igual a la del vino tinto, pero el color que adquiere éste es más bien amarillento o verdoso y transparente. Algunas de las variedades de uva blanca o verde, usadas para su elaboración son: Torrontes, Chardonay y Sauvignon Blanc.

–          Rosados: Los llamados Rosé, se caracterizan por el color que le da su nombre que se debe al poco contacto que tiene su mosto con los hollejos de las uvas. Es por ello que nunca llegan a oscurecerse tanto como uno tinto, tomando diversos tonos que varían según el tiempo de maceración.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Clasificaciones (2017). "Tipos de vinos". Recuperado de: http://www.tiposde.org/cotidianos/761-tipos-de-vinos-2/