A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Tipos de contratos


Se entiende bajo el nombre de contrato a todo acuerdo de voluntades que puede realizarse entre dos o más personas. La función que cumple este acto jurídico es la de crear o transmitir derechos y obligaciones a las partes.

Algunos tipos de contrato que establece el código civil argentino son los siguientes:

Contratos unilaterales y bilaterales:

Los unilaterales son aquellos en los que se crean obligaciones sólo para una de las partes. En los bilaterales, en cambio, existen obligaciones en forma recíproca entre ambas partes. También existen los contratos plurilaterales, que poseen las mismas características de los bilaterales pero con un número mayor de partes.

Onerosos y gratuitos:

En los contratos onerosos existen gravámenes y beneficios recíprocos. Esto significa que ambas partes realizan sacrificios equivalentes. Un ejemplo es la compraventa, en el que el vendedor se ve beneficiado por el dinero que recibe al vender el producto, pero a la vez debe entregarlo. En el caso del comprador, existe el gravamen de pagar por el producto pero, a la vez, el beneficio de adquirirlo.

En los contratos de tipo gratuitos, en cambio, una de las partes saca provecho del mismo mientras que la otra sufre el gravamen.

Consensuales y reales:

El contrato real es aquel que nace en el momento en que una de las partes entregue el objeto sobre el que se realizó el contrato, es decir, que no se limitan al consentimiento.

El contrato consensual, en cambio, nace del consentimiento de ambas partes. Cuando se llega a un acuerdo, que puede ser manifestado de múltiples maneras, surgen las obligaciones.

Típicos y atípicos:

Los contratos típicos, también conocidos como nominados, son aquellos que están contemplados y regulados en la ley, mientras que los atípicos o innominados no.

Conmutativos y aleatorios:

Un contrato aleatorio es aquel que surge cuando las prestaciones que se deben las partes dependen de un hecho que es futuro y fortuito en el momento en que se realiza el contrato. De la misma manera, no se conocen con certeza las ganancias o pérdidas hasta que dicho hecho no se concrete. En oposición a esto, en el contrato conmutativo las prestaciones son conocidas en el mismo momento en el que se celebra el contrato.

Principales y accesorios:

Los contratos principales son aquellos que no dependen de otro contrato en forma jurídica. En cambio, los accesorios, existen porque dependen jurídicamente de otro.



Constitutivos y declarativos:

Aquellos contratos que generan nuevas situaciones jurídicas y, como consecuencia, efectos desde el momento en que se celebran, se los conoce bajo el nombre de constitutivos.  En los declarativos, por el contrario, preexiste una relación o situación jurídica que definen tanto hacia atrás como hacia adelante. En estos, los efectos que producen son retroactivos hacia las partes.

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: