Importancia de la empresa

¿Qué es una empresa?

La empresa es una unidad social en la que una serie de personas se ponen de acuerdo en conformar una organización, aportando cada individuo una cantidad determinada de recursos a los fines de conseguir una serie de objetivos, y haciéndose responsable de los efectos que eventualmente produzcan las acciones tomadas en pos de los objetivos perseguidos.

La empresa es un componente central en las sociedades modernas y el principal motor de las economías centrales de la actualidad. Mucho se ha teorizado acerca del papel de la empresa: probablemente el más reconocido se vincule con la posibilidad que otorga la empresa de maximizar la eficiencia en la producción y las ganancias a partir de un uso racional y eficiente de los recursos materiales e intelectuales, lo cual permite cumplir los objetivos planteados.

Pero más allá de su intención primera, la empresa cumple una serie de funciones muy destacadas en la sociedad moderna. Organizarse en pos de objetivos o intereses comunes es inherente a la condición humana. Las transacciones entre las personas existen en la medida que todos somos conscientes de que por nuestros propios medios no somos capaces de atender al total de nuestras necesidades, y que el intercambio es una herramienta fundamental para ello. Sin embargo, solo con el intercambio individual no alcanza, y es por ello (entre otras causas) que existen las empresas.

Capitalistas y accionistas

Una de las funciones principales de la empresa es la de dar trabajo. La inmensa cantidad de personas del mundo que no trabajan por cuenta propia lo hacen organizadas en forma de empresas, que pueden tomar diferentes denominaciones (fábricas, compañías, talleres, etc.), percibiendo un sueldo o salario y a veces comisiones.  Las empresas pueden ser pequeñas, incluso de estructura familiar, o pueden ser grandes emporios con sucursales en diferentes partes del mundo y con una enorme cantidad de empleados y de departamentos.

En las empresas hay algunos individuos que no se encargan de las actividades orientadas hacia la concreción del objetivo principal, sino a buscar que el circuito de trabajo se realice del modo más efectivo posible. Aquellos que aportan los recursos inicialmente son los llamados capitalistas, muchas veces no participan de ninguna parte del circuito del trabajo, sino que por proporcionar el dinero necesario para que la compañía se ponga en funcionamiento reciben como premio las utilidades producidas.

El inmenso mundo de la bolsa de comercio en el cual las empresas compran y venden partes de su propiedad hace que cientos de miles de personas en el mundo pasen a ser dueñas de partes de empresas, y que pueda existir el concepto de apostar al éxito de una empresa que ya existe eligiendo comprar una parte de su propiedad, en forma de acciones. A quienes poseen esas acciones se los denomina accionistas.

Empresas sin fines de lucro

Además de las empresas que tienen como propósito obtener ganancias (de hecho estas son la inmensa mayoría), hay otros tipos de empresas que funcionan de otra manera porque tienen otros fines: son las empresas públicas y las cooperativas:

  • Las empresas públicas son las que son de propiedad estatal, al menos en más de la mitad de su paquete accionario: esto significa que la estrategia de negocios es decidida en función de los intereses públicos, por lo que estas empresas se apartan del principio de la reproducción del capital. Se dan grandes debates en el marco de la economía acerca de la función de las empresas públicas. Existe un consenso generalizado que indica que estas deben aparecer en los casos en que la propia acción del mercado generara fallos técnicos, o frente a una situación de monopolio.
  • La empresa cooperativa es una comunidad de personas que se asocia libremente para realizar cometidos de contenido económico cuya función es producir, pero no tiene como fin último la obtención de lucro: todos sus miembros tienen como objetivo trabajar de la misma forma y preservar esa fuente de trabajo, por lo que se produce una situación de igualdad. Se practica la democracia para la dirección de los rumbos de la empresa y se promueve la colaboración conciliadora frente a la competencia tradicional.

La función de la empresa en la economía

La economía se ve dinamizada en general por la existencia de las empresas. En cualquiera de los casos, la empresa asume una doble función: crea trabajo y, por lo tanto, le da dinero a las personas, lo que mueve la economía, y a su vez incorpora bienes y servicios a la economía. Partiendo de la idea de que raramente existirá una sola empresa, sino que por lo general conviven empresas que se dedican a diferentes rubros, la reproducción de este proceso hace que una economía crezca y que cada vez se esté demandando más trabajo y produciendo nuevos bienes y servicios en la medida que muchas empresas intervengan en el mercado.

Se conoce como inversión a la cantidad de dinero que los socios de las empresas deciden no retirar para su propio beneficio, sino volverlos a volcar en los negocios de la empresa con el fin de optimizar algún factor de trabajo: la contratación de personal, la compra de maquinaria o de una nueva planta son ejemplos de las inversiones que contribuyen al crecimiento económico de los países.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Clasificaciones (2017). "Importancia de la empresa". Recuperado de: http://www.tiposde.org/empresas-y-negocios/887-importancia-de-la-empresa/