A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Tipos de producción


En economía se considera al término producción como la creación y también al procesamiento de mercancías y bienes. Según Marx existen tres modos de producción que fueron sucediéndose a lo largo de la historia:

Esclavista: este modo de producción existió antes de la industrialización. En este período las inversiones para fomentar la producción eran escazas. Además de esta falta de capital, las técnicas utilizadas eran muy rudimentarias y no había intereses por mejorarlas. Las fuerzas productivas fundamentales en el modo de producción esclavista eran entonces la tierra y el trabajo. En la esclavitud la fuerza de trabajo no es propiedad de sus trabajadores, sino de sus propietarios, por lo tanto aquellos no reciben ningún tipo de retribución. En las sociedades en las que se practican las relaciones de esclavitud existen los esclavos y sus propietarios, siendo estos últimos los únicos beneficiados con las mejoras en la producción, ya que los esclavos no recibían ningún beneficio de esta.

Feudal: este tipo de producción rigió en Europa occidental entre los siglos IX y XV. Se caracterizó por contar con una producción basada en la propiedad parcial de los trabajadores llamados siervos, quienes eran explotados, y en una propiedad feudal de la tierra. En este período la economía era en su mayoría agrícola, existía una relación de dependencia del campesino hacia el señor feudal y las técnicas de producción también eran rudimentarias. La clase dominante estaba conformada por los terratenientes, quienes integraban el clero y la nobleza. A partir de la propiedad de la tierra es que estos podían exigir tributos y trabajo no remunerado a quienes las habitaban. Por otro lado, en las ciudades se concentraban los comerciantes y artesanos, que se organizaban en gremios. En este período la Iglesia fue un importante terrateniente y tuvo gran influencia a nivel social y político.   

Capitalista: en este modo de producción, que se desarrolla previo a la revolución industrial, existe el sector proletario, que es el que no posee los medios de producción. Estos están en manos de los capitalistas. Entre ambos sectores, capitalistas y proletariado, se establece un contrato de trabajo en el que el segundo lo vende su fuerza de trabajo al primero a cambio de un salario. Lo único que le pertenece al trabajador es entonces su fuerza de trabajo. El beneficio del propietario de los medios de producción se adquiere, según Marx, a partir de la plusvalía. Ésta es la diferencia que existe entre el valor que le incorpora el trabajador al producto y lo que se le paga por sus horas de trabajo.



Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: