A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Tipos de problemas


Un problema es algún asunto o cuestión que necesita alguna solución. Estos pueden darse en diversos ámbitos como en el social, matemático, filosófico e incluso religioso. Los problemas pueden ser divididos en:

Convergentes, estructurados o lógicos: este tipo de problema cuenta con una única solución definida y lógica. Para alcanzar dicha solución se necesita ser hábil para extraer deducciones que sean válidas y tener un pensamiento riguroso. En estos problemas se ofrecen diversas soluciones que convergen de forma creciente hasta que finalmente la respuesta surge. La solución de los problemas lógicos se caracteriza por permanecer a lo largo del tiempo ya que cumple con los requisitos necesarios. Mientras mayor sea la inteligencia usada para resolverlos, la respuesta será más próxima a una solución ideal, o sea, más convergencia habrá entre ellas. Los problemas lógicos se pueden encontrar en química, física, geometría, astronomía, juego de ajedrez o matemáticas.

Un ejemplo sería: “¿Cuál es la superficie de un cuadrado que mide 10 cm de ancho y 24 cm de alto?”

Divergentes: cada uno de estos problemas son estudiados por numerosas personas competentes en el tema. Estas hallan respuestas distintas, e incluso contradictorias, por lo que no convergen. En oposición a esto, mientras más claras se vuelven las soluciones, más se contradicen y divergen entre sí. En las situaciones a resolver, la lógica lineal y ordinaria no sirve, y en cada una de ellas la solución a aplicar es distinta. Los problemas divergentes no precisan tampoco la estadística ni una fórmula perfecta que lleve a actuar de forma mecánica. Estos problemas son superados escogiendo algún elemento que se encuentre fuera de él, que lo trascienda. Para esto, las facultades supra-lógicas deben ser desarrolladas.

Un problema divergente podría ser: “Redacte una composición que hable sobre la contaminación.”

Problemas de razonamiento: dentro de esta categoría existen dos clases, los inductivos y los deductivos:

  1. Inductivos: la conclusión alcanzada para resolver este tipo de problemas no está demasiado relacionada con la lógica, sino más bien con la probabilidad. En estos problemas se arriba a conclusiones probables, no seguras, utilizando las pruebas disponibles.
  2. Deductivos: para estos problemas, en cambio, se establecen relaciones lógicas entre los enunciados, alcanzando así conclusiones que son válidas. El razonamiento deductivo depende de los recursos de representación que pueda utilizarse en el problema y de los conocimientos que el individuo tenga del mundo.


Problemas por analogía: estos problemas se resuelven comparando características de la situación actual a resolver con las de situaciones pasadas. Las experiencias anteriores establecen generalizaciones que ayudan a recordar métodos idóneos para la resolución de la situación actual.

Problemas de dificultades: en este caso, el individuo que intenta resolver el problema sabe la respuesta pero existe alguna dificultad u oposición que impide su resolución.

Problemas de conflicto: estos problemas surgen cuando  un individuo, o grupo, se opone a la propia voluntad, ya sea porque se resiste al proyecto personal o bien porque no lo comprende. En éste, la parte emocional tiene un papel muy importante y pueden generarse importantes discrepancias.

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: