Tipos de energía

El término energía hace referencia la capacidad de trabajo que presenta un cuerpo. Es una magnitud abstracta que se le adjudica a un sistema físico. La energía nunca se destruye, sino que puede ser convertida, o bien, transferida.

De manera general la energía puede ser clasificada en diversos tipos de acuerdo al estado de reposo o movimiento del cuerpo que la provoca:

ENERGÍA POTENCIAL: se refiere a la energía que contienen aquellos objetos que se encuentran en reposo.

ENERGÍA CINÉTICA: es originada por los cuerpos que se encuentran en movimiento, o alguna de sus partes constituyentes.

 

La capacidad de transformar o mover algo se la conoce bajo el nombre de energía. Se las puede clasificar de acuerdo a si su fuente es o no renovable:

Energía no renovable: esta energía proviene de fuentes que se encuentran de manera limitada en la naturaleza y, una vez que son utilizadas, no se las puede renovar. Además de esto, son grandes causantes de contaminación ambiental. Entre ellas encontramos:

  1. Petróleo: este se encuentra en depósitos de rocas sedimentarias marinas y es líquido, más ligero que el agua y de color oscuro. Está compuesto por metales, azufre, nitrógeno, oxígeno e hidrocarburos.

El petróleo es la principal fuente de energía a nivel mundial, el problema que presenta este recurso es las grandes cantidades de dióxido de carbono y azufre que libera en la atmósfera. Además de esto, sus reservas se agotan velozmente.

  1. Carbón: es un combustible fósil, de origen vegetal que posee un elevado poder calórico y abundante carbono. En las centrales térmicas es el principal combustible que se utiliza para la producción de electricidad.
  2. Gas natural: se lo haya entre los sedimentos y deviene de la fermentación de la materia orgánica. Los elementos que lo componen son: metano, propano, butano, hidrógeno y otra serie de gases. Su poder calórico supera a las otras dos fuentes, por lo que se lo utiliza para calentar calefacciones y cocinas así como también en la producción de electricidad.

Energía renovable: es aquella que se obtiene de fuentes naturales que son ilimitadas ya sea porque una vez utilizadas se las puede regenerar para volver a utilizar o bien, por la enorme cantidad de energía que poseen.

  1. Energía eólica: esta energía se obtiene de la fuerza del viento,  que se adquiere por medio de la energía cinética que se genera a partir de las corrientes del aire. Esta energía se posible de obtener gracias a la existencia de las masas de aire que viajan desde áreas cuyas presión atmosférica es elevada hacia otras adyacentes de presión baja.
  2. Energía hidráulica: es aquella que se puede obtener a partir de la acumulación en saltos de agua. Para hacer uso de esta energía, las centrales hidráulicas instalan turbinas que aprovechan la energía fluvial y se conectan a un generador eléctrico.
  3. Biomasa: esta proviene de la energía generada por el sol. La formación de este tipo de energía se realiza por medio del proceso de fotosíntesis que realizan las plantas.
  4. Energía solar: la energía proveniente del sol se puede transformar en energía eléctrica por medio de colectores solares parabólicos. También se la puede transformar en energía térmica, aunque para ambos procesos se requieren distintas tecnologías.
  5. Energía geotérmica: esta energía se obtiene de aquellas zonas de la Tierra en que las aguas subterráneas se encuentran a temperatura de ebullición. Estas se aprovechan a través de turbinas.

Artículos Relacionados:

Cómo citar este texto

Enciclopedia de Clasificaciones. (2016). Tipos de energía. Recuperado de: http://www.tiposde.org/general/57-tipos-de-energia/