A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Tipos de Cristales


La palabra cristal tiene su origen en el griego. En la física los cristales son entendidos como un material sólido, con características homogéneas. Su estructura interna es ordenada por partículas, ya sean molécula, iones o átomos, en forma de red.

Los cristales pueden ser clasificados en:

Cristales sólidos: estos se diferencian de los sólidos amorfos porque su estructura es prácticamente insuperable en cuanto a su periodicidad. A partir de ciertas muestras se puede distinguir entre un cristal único, en cuanto a su forma o esta puede ser un conjunto de cristales muy chiquitos.
Un cristal perfecto estaría dado por una repetición sin fin en un espacio donde las estructuras unitarias sean idénticas entre sí.

Cristales líquidos: este tipo de sustancias son muy utilizas y conocidas por su uso en pantallas de tv, celulares, computadoras, entre muchos otros artefactos. Sin embargo, están muy presentes en la naturaleza, por ejemplo en membranas celulares, en burbujas de jabón, etc.
Las moléculas de estos cristales no están dispuestos azarosamente, si no que tienden a orientarse en cierto sentido.
Pueden ser diferenciados en:

  1. Termotrópticos: gracias a los cambios de temperatura pueden acceder al estado cristalino líquido.
  2. Liotrópicos: el estado de cristal líquido es alcanzado cuando estos cristales son disueltos en ciertas condiciones de concentración y temperatura.

Cristales covalentes: la unión de los átomos se da gracias a una red en tres dimensiones con uniones covalentes. Estos cristales se caracterizan por ser muy duros y prácticamente imposible de alterar su forma. No resultan buenos conductores ni de electricidad, ni de calor. Esto se debe a que no poseen electrones libres que puedan movilizar la energía hacia otros lugares. El ejemplo más popular es el del diamante.

Cristales iónicos: gracias a las fuerzas de electroestática es posible unir los iones negativos y positivos para conformar este tipo de cristales. Al no poseer electrones libres resultan pésimos conductores de electricidad y calor. Sólo los iones comienzan a movilizarse y ser conductores de electricidad cuando el cristal es calentado.

Cristales metálicos: la estructura resulta muy sencilla ya que cada uno de los puntos del cristal es reemplazado por átomos que pertenezcan a un metal igual. En sus capas externas, está dotado por algunos electrones que no están unidos de forma muy resistente. Resulta un conductor de calor y electricidad muy bueno gracias a los electrones libres que posee.



Cristales moleculares: en éstos las moléculas que poseen no son polares. La unión de las mismas en gracias a las llamadas fuerzas de Van der Waals. Las mismas se cacaterizan por no ser fuertes. No es posible conducir ni electricidad ni calor a través de ellas.  Los cristales moleculares son muy fáciles de desfigurar.

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: