Importancia de la investigación

¿Qué es una investigación?

Durante el período de la historia de mayor desarrollo de las comunidades humanas, sin lugar a dudas la investigación, es decir, la búsqueda de información y soluciones a ciertas problemáticas, ha sido el motor para esos avances que mejoraron el nivel de vida de las personas.

Es que con mejores o peores instrumentos, el hombre siempre se interesó por conocer acerca del mundo en el que vive, y buscó  explicaciones sistemáticas, comprobables y válidas para dar cuenta de lo que sucedía a su alrededor.

Los consensos de las épocas han determinado en gran medida la importancia de la investigación en la sociedad, y con ello su real dimensión. Vale la pena hacer un racconto histórico del desarrollo de la investigación y su importancia relativa en la sociedad.

La investigación en la historia

El hombre primitivo no tenía una inquietud que buscara, de forma tan persistente, la explicación acerca del mundo, sino más bien que buscaba resolver cuestiones ligadas a la supervivencia y la satisfacción de sus necesidades. Sin embargo, era necesaria la investigación sobre los fenómenos que ocurrían en la naturaleza, cuáles eran los eventos que se sucedían con frecuencia y de qué formas se podían anticipar determinadas contingencias.

Es cierto que para la explicación de estos fenómenos, los pueblos primitivos se solían aferrar a creencias y a la fe religiosa, pero también está demostrado que avances tecnológicos muy importantes a los que llegaron algunas civilizaciones de esa época solo pudieron haber sido logrados a través de la investigación, como fue la impresionante estructura incaica para la agricultura.

Afirman los expertos en que fue precisamente esta capacidad la que les dio la posibilidad de sobrevivir frente a otros pueblos que tenían menor inquietud o posibilidad de experimentar por medio de la razón.

La conquista por parte de la civilización europea trajo ciertos avances, pero muy limitados: la preeminencia de la religión en esa parte del mundo evitaba la posibilidad de que se investigue sobre ciertas temáticas, y es muy famosa la persecución que sufrieron cientos de “hombres de ciencia”, que se animaron a proponer teorías alternativas a las aceptadas por entonces  (enmarcadas casi siempre en el relato bíblico), algunas de las cuales fueron más tarde comprobadas y aceptadas.

El estallido de la investigación sin dudas ocurrió entre el siglo XVII y el XVIII, con una ruptura de la concepción de la ciencia como actividad de mera observación, para pasar a considerarla una actividad de intervención. A partir de allí, prácticamente no hubo límites para la investigación, y llegamos a la actualidad con avances gigantescos en el ámbito científico y con el consenso social de que aquello sobre lo que no se investigó, no genera conclusiones de rigor científico.

Discusiones en el ámbito investigativo

A partir de entonces, la investigación pasó a ser algo imprescindible en cualquier ámbito científico, y las formas de abordar ese proceso investigativo son fuente de debate dentro de prácticamente todas las disciplinas.

En las ciencias más formales o “duras” (como las matemáticas, la física o la química), la cuestión parece ser sencilla: una teoría sobre algún proceso sistemático en el mundo será del todo cierta si tiene una demostración sobre la base de axiomas o de otras teorías ya demostradas, y será solo una conjetura si solamente se observa su certeza en todos los casos, pero no puede demostrarse.

El problema viene en todas las otras ciencias, donde la verdad no es algo que se alcanza y allí queda definitivamente consagrado. Se ubican en este grupo las ciencias que investigan al hombre como sujeto social, como parte de grupos. La psicología, la economía o la historia tienen mecanismos de investigación que son mucho más imprecisos, de todas formas estos no se proponen arribar por métodos lógicos a las conclusiones.

Sin embargo, disponen de muchas fuentes y métodos de diversas índoles que les proporcionan herramientas valiosas. En la comunidad científica se suelen generar debates muy apasionados sobre la validez o no de una investigación en función de sus instrumentos metodológicos y, sobre todo, de su grado de representatividad.

Utilidad de la investigación

La investigación es un recurso clave en diferentes ámbitos. A continuación, se mencionarán algunos de ellos.

1. Academia y Universidad

La importancia de la investigación se pone de manifiesto simultáneamente en distintos ámbitos. Por un lado, como se dijo, el ámbito académico y universitario tiene como tarea complementaria y paralela a la enseñanza la investigación.

La inmensa cantidad de congresos, disertaciones y conferencias que reúnen cada año a científicos de distintas partes del mundo tiene como objetivo fomentar el conocimiento y estimular la investigación en ciertas áreas, con la idea de que a partir de ella se podrá mejorar el bienestar de las personas en general: es por esto que muchas veces la investigación es fomentada e incluso financiada por instituciones públicas a través de becas y subsidios.

2. Organizaciones privadas

Una faceta muy importante de la actividad de investigación es la que se desarrolla dentro de las organizaciones privadas. Sea cual fuera el área de actividad de estas empresas, casi todas las que desarrollan algún tipo de producto tienen un área de investigación y se interesan por los avances en su materia de interés y en las que están relacionadas con ella.

3. Mercado

La investigación en el rubro industrial es imprescindible para perfeccionar la producción de bienes de consumo directo y también para de bienes de capital, fundamentales en procesos de producción. Incluso las empresas que no producen nada y se dedican a la comercialización suelen acudir a otro tipo de investigación, la investigación de mercado que busca optimizar estrategias para ampliar los niveles de ventas.

4. Farmacia

La industria farmacéutica es un ejemplo de la combinación entre el interés público y el privado, pues los laboratorios invierten millonarias sumas de dinero para lograr avances en materia de medicamentos, pero no deja de ser la salud de las personas una cuestión de interés público.

Bien puede decirse que vale la pena que los países apuesten al desarrollo de la investigación farmacéutica en tanto los avances que surjan de estas investigaciones puedan mejorar la calidad de vida de los enfermos que cuentan con recursos económicos, y también la de aquellos que no los tienen.

Artículos Relacionados:

Cómo citar este texto

Enciclopedia de Clasificaciones. (2016). Importancia de la investigación. Recuperado de: http://www.tiposde.org/general/877-importancia-de-la-investigacion/