Importancia del método científico

¿Qué es el método científico?

El método científico es el esquema lógico por el que se puede llegar a la afirmación de un conocimiento en el marco de un trabajo de investigación que se proponga aproximarse a la verdad.

Se trata de un proceso sistemático de indagación en el que se plantean problemas científicos, su punto más importante es el de la verificación de la veracidad de las hipótesis planteadas que surgen de las capacidades del científico.

El planteo de hipótesis es una parte del trabajo científico eminentemente creativa y depende de los conocimientos y la agudeza observacional de quien lleva a cabo el trabajo.

En casi todas las disciplinas aparece como una parte importante en la generación de conocimiento la aplicación de un método sistemático, ya que se pretende que cualquier otro investigador esté en condiciones de corroborar o de refutar las hipótesis propuestas.

¿Qué conocimientos aporta el método científico?

En muchos casos se pone en tela de juicio cuestiones acerca del método científico, y por lo tanto, se vuelve necesario reconocer sus características y sus limitaciones. El método científico está condicionado por una serie de factores, entre los que se encuentran la imprecisión humana, los condicionamientos naturales, la evolución de los medios de comunicación y los instrumentos de trabajo, y también factores políticos y sociales. Aún así, es imprescindible para la generación de nuevos conocimientos.

En más de una ocasión se han reconsiderado afirmaciones hasta entonces válidas bajo los criterios del método científico, demostrándose tiempo después de que estas no eran del todo correctas.

El método científico es racional y autocorrectivo; es verificable, pues debe aprobar permanentemente la prueba de la experiencia; es explicativo, pues busca explicar cómo suceden las cosas y también por qué suceden; y es objetivo, porque se basa en el mundo tal cual es, y no en anhelos ni en creencias.

La fundamentación

Hay un ejemplo que aclara muy bien la importancia del método científico: el estudioso griego Eratóstenes notó que al mediodía, un palo colocado verticalmente no proyectaba ninguna sombra, mientras que tiempo después observó que ubicado en otro lugar, un palo colocado de igual forma y a la misma hora sí proyectaba sombra. Luego midió la distancia entre los dos puntos y esto le permitió afirmar de forma racional y fundamentada que la tierra era redonda.

A partir de la observación de ciertos fenómenos físicos, entonces, logró deducir que la tierra era redonda: tomando como base esa observación y recurriendo a la geometría simple calculó la circunferencia de la Tierra.

Aquí está el valor del método: la casualidad o la observación pueden generar un descubrimiento inesperado, que al científico atento puede parecerle en principio lógico, sensato y explicativo. Sin embargo, no será considerado un conocimiento válido hasta tanto no se sustente en una serie ordenada de ideas, cada una de ellas apoyada en un conocimiento científico susceptible de ser contrastado.

Está claro que no todos los conocimientos científicos pueden ser obtenidos y contrastados de la misma forma. Las distintas disciplinas se valen de diferentes caminos o modos de generar  conocimiento científico.

Según la relación que se establezca entre las leyes generales y las aplicaciones particulares, podrá optarse por el denominado método inductivo, en el que los hechos particulares inducen al establecimiento de la ley general, o por el deductivo, en el que los casos particulares se deducen a partir de una premisa establecida.

Asimismo, existen métodos de investigación cualitativos y cuantitativos, métodos que se valen de un proceso de análisis o métodos que usan un proceso de síntesis. Por último, se han diseñado métodos que realizan un análisis estático, en un tiempo dado, y otros que se focalizan en la evolución de un fenómeno a lo largo del tiempo.

El método científico en las ciencias humanas

Claro está que el método científico tradicional, esto es, el que transcurre bajo la secuencia de la observación, la construcción de la hipótesis, la experimentación sobre la base de la hipótesis y la conclusión, no podría funcionar de la misma forma para cualquier ámbito científico. No todas las disciplinas que buscan responder preguntas acerca del mundo podrían ajustarse a los límites de ese método científico, puesto que en algunos casos, los ámbitos de aplicación no son tan sistemáticos.

Las ciencias humanas son un ejemplo muy claro de esto, pues algunas, como la antropología, la economía, la sociología o la psicología, se nutren de estudios sistemáticos del comportamiento humano dentro de un contexto cultural. Eligen generalmente apartarse del método deductivo, pues es muy difícil repetir la experiencia de observación, y por lo tanto no es sencillo verificar las hipótesis: en ese sentido, la cuantificación de las leyes es casi imposible, aunque en algunos casos se intente su búsqueda.

Métodos alternativos como el de la observación participante, el estructural de Levi Strauss y el de la sociología se presentan como opciones para alcanzar el conocimiento en el caso de las ciencias sociales. Otros autores eligen, por el contrario, creer que la ciencia humana debe apartarse de toda pretensión de sistematización.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Clasificaciones (2017). "Importancia del método científico". Recuperado de: http://www.tiposde.org/general/896-importancia-del-metodo-cientifico/