Importancia de los medios de comunicación

¿Qué son los medios de comunicación?

La comunicación es un proceso fundamental y constituye la base de todo vínculo humano y de toda organización social. A través de los tiempos, el hombre se ha apoyado en la comunicación para manifestar pensamientos y emociones, y para dar testimonio de historias cotidianas y grandes gestas.

Los medios de comunicación son entonces los distintos soportes o instrumentos a través de los que se transmiten dichas comunicaciones, cuando estas no se realizan cara a cara.

Historia de la comunicación y sus medios

Durante gran parte de la historia la comunicación estuvo limitada a la interacción verbal. Esta forma de comunicarnos nos permitió inventar, comerciar, aprender y compartir descubrimientos  y vivencias, por lo que se convirtió en la forma de describir quiénes éramos y cuál era nuestro lugar en el mundo.

Luego vinieron las primeras formas de escritura, como la jeroglífica de los egipcios o la ideográfica o pictográfica de los pueblos orientales. Las palomas mensajeras también hicieron su aporte a la historia de la comunicación y del hombre mismo: en la Antigua Grecia, los nombres de los ganadores de los Juegos Olímpicos eran informados en las distintas ciudades por medio de palomas mensajeras, y existen restos de columbarios romanos en diferentes zonas próximas al Mar Mediterráneo.

Con el lenguaje escrito el hombre pudo independizarse en cierta medida de la memoria colectiva y dedicarse a reflexionar en profundidad acerca de una gran cantidad de temas.

De la mano de la invención de la imprenta moderna por Johannes Gutenberg, hacia mediados del siglo quince, la posibilidad de reproducir documentos escritos abrió un abanico enorme de posibilidades en materia de comunicación y difusión de ideas, sin las cuales la historia de la humanidad hubiese sido definitivamente otra.

Accesibles para muchas más personas, los materiales impresos promovieron la alfabetización de diversas comunidades, lo que por un lado democratizó el acceso al conocimiento y la educación, aunque al mismo tiempo operó como germen de violentas revoluciones contra las monarquías por entonces vigentes y de diferentes cuestionamientos a la Iglesia de Roma.

Sabemos que los medios de comunicación han evolucionado muchísimo en los últimos tiempos, multiplicándose y diversificándose de un modo sorprendente las posibilidades que existen para difundir información, ideas, modos de vivir, etc., y además en cuestión de segundos.

La llegada de Internet revolucionó completamente nuestras vidas, posibilitando la comunicación instantánea y múltiple. Telefonía celular, redes sociales, grupos de interés, correo electrónico, chats de todo tipo, videoconferencias remotas, etc., un sinnúmero de alternativas al servicio de una necesidad humana básica: comunicarse.

Los clásicos de la comunicación

En general se divide a la historia de la comunicación en dos grandes períodos:

1. Antes de la introducción de las telecomunicaciones

Los clásicos de la primera etapa son las cartas, para la comunicación personal e institucional, y los libros, las revistas y los periódicos para la comunicación masiva; como bien se sabe, estos siempre han sido y serán formadores de opinión y, por lo tanto, un factor social de cambio importantísimo.

2. Después de la introducción de las telecomunicaciones

A partir del desarrollo de las telecomunicaciones, que son las formas de contacto que se realizan a distancia sobre la base de procesos físicos (generalmente eléctricos, ópticos o magnéticos), se difundieron otros medios de comunicación, como la radio, el telégrafo, el teléfono, el cine y más tarde la televisión.

Estos medios en cierta manera eliminaron las barreras del espacio, al permitir que una persona, en cualquier parte del mundo, pudiera conocer lo que sucedía en otras partes del mundo, incluso en altamar.

La televisión se ha convertido en un medio de comunicación masivo, se podría decir que dominante, y todos reconocen que se trata de un medio audiovisual que ejerce una  influencia muy grande sobre la estructura mental de la gente, sobre todo de los niños y jóvenes, de ahí la importancia de que los padres no estén al margen de esto y limiten si es necesario no solo el tipo de programas que sus hijos miran, sino la cantidad de horas que pasan frente a la a veces denominada “caja boba”.

Los medios en la era digital

En las últimas décadas, desde la introducción de Internet, el mundo de las comunicaciones ha sufrido una profunda transformación. La incorporación de los medios tradicionales (diarios y revistas) a la red fue inevitable, y muchísimas  personas en el mundo se sumaron y adapataron a este cambio.

Se debe aclarar, sin embargo, que en términos de teoría de la comunicación, Internet no es un  nuevo ‘medio de comunicación’, sino un nuevo ‘canal’, de manera que los llamados medios tradicionales (esto es, prensa escrita, radio y televisión) no deberían considerar que se ha instalado la competencia de un nuevo medio.

Por el contrario, deberían considerar que en verdad se les ha abierto una magnífica posibilidad, al disponer de un nuevo canal tan flexible y tecnológicamente avanzado, como presupone la posibilidad de recurrir a la hipertextualidad, algo realmente impensable en el pasado. Recalcamos que la prensa electrónica sigue siendo prensa, así como la radio en línea sigue siendo radio.

Lo bueno y lo malo

Los medios de comunicación masiva, sobre todo los virtuales, tienen la ventaja de permitir la rápida circulación de contenidos entre un número incalculable de personas, con el consecuente efecto multiplicador. Es por ello que pueden ser muy útiles en campañas de marketing, para posicionar diversos productos en el mercado.

También son sumamente efectivos para realizar campañas de concientización, de ayuda humanitaria, de difusión de servicios y actividades, etc.

Pero también acarrean ciertos riesgos: la concentración de estos medios en pocas manos puede determinar la manipulación de la información con fines determinados (y eventualmente negativos); también este canal tiende a generar estereotipos, y otro riesgo es el de la “adicción”.

De manera similar a lo que ocurre con la televisión, los jóvenes son bastante proclives a pasar horas frente a la computadora, chateando con amigos, haciendo usos de videojuegos o visitando diversos sitios web. Es preciso regular esta actividad, ya que resulta esencial para cualquier comunidad. Sin embargo, es necesario que esto no sustituya o anule la capacidad de mantener relaciones “cara a cara” con sus pares.

Artículos Relacionados:

Cómo citar este texto

Enciclopedia de Clasificaciones. (2016). Importancia de los medios de comunicación. Recuperado de: http://www.tiposde.org/general/908-importancia-de-los-medios-de-comunicacion/