Significado de trabajo

¿Qué es el trabajo?

El trabajo tiene dos significados principales. Por un lado, en las ciencias sociales, el trabajo refiere a la ejecución de tareas por parte de personas que impliquen un esfuerzo físico o mental (o ambos) con el objetivo de producir bienes y servicios diversos para satisfacer necesidades humanas de algún tipo.

Por otro lado, en física, el trabajo es una magnitud que permite medir las propiedades del movimiento de los cuerpos.

El trabajo en la mecánica

En la mecánica clásica, el trabajo (simbolizado con la letra W) es una magnitud física escalar que implica la alteración del movimiento de un cuerpo producido por la acción de una fuerza.

El trabajo de la fuerza en cuestión será equivalente a la energía que se aplica sobre el cuerpo produciendo el desplazamiento. Por esta razón, el trabajo se mide en unidades de energía tales como julios (simbolizados con la letra J).

El trabajo en la economía

El trabajo es la actividad que le permite al ser humano obtener sus medios de subsistencia, ya sea a través de la transformación directa de la naturaleza o bien a través de la producción de bienes y servicios destinados al intercambio.

El trabajo es un factor de producción, junto con el capital y la tierra, ya que ninguna actividad productiva podría desarrollarse satisfactoriamente sin su intervención.

No obstante, las formas del trabajo han cambiado profundamente a lo largo de la historia, ya fuera por los medios de trabajo utilizados o por la organización social del mismo.

En la primera categoría podemos mencionar el desarrollo de tecnologías y la utilización de nuevas fuentes de energía que volvieron al trabajo más productivo y eficiente, especialmente a partir de la Revolución Industrial.

La manipulación del fuego, la domesticación de animales, la invención del arado, la máquina de vapor, la utilización de los combustibles fósiles, las computadoras, son algunos de los elementos que representaron en su momento una transformación en las formas del trabajo realizado por las sociedades.

En la segunda categoría, se encuentran los cambios que surgieron de los modos de producción o regímenes económicos que cambiaron las relaciones que las personas establecían entre sí con el fin de producir. El trabajo esclavo (que predominó en gran parte del mundo hasta el siglo XIX), el trabajo servil (propio de la Edad Media europea) o el trabajo asalariado (que se consolidó a partir del surgimiento del capitalismo y de los mercados de trabajo), junto con las formas de organizar el trabajo, tales como el fordismo, el taylorismo y el toyotismo, son los ejemplos más claros a lo largo de la historia.

En la actualidad, el trabajo puede ser de carácter autónomo e independiente o ser retribuido por un salario, una paga a través de dinero por la actividad realizada. No obstante, el pago no es un elemento definitorio el trabajo, ya que un ama de casa por ejemplo, también realiza una actividad que lleva a la producción de bienes (comida) y servicios (el cuidado de la familia), aun cuando no reciba una compensación económica. De hecho, el trabajo no remunerado es vital para el funcionamiento de cualquier economía moderna.

También existe una fuerte tendencia (que cobró impulso a partir de principios del siglo XX) a considerar el trabajo como uno de los derechos humanos fundamentales, lo que llevó a que los trabajadores pudieran gozar de mejores condiciones de vida. Esto llevó también al reconocimiento del trabajo como una actividad colectiva, lo cual entre otros factores derivo en un proceso de organización de los trabajadores, bajo la forma de los sindicatos.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Clasificaciones (2017). "Significado de trabajo". Recuperado de: http://www.tiposde.org/general/985-significado-de-trabajo/