A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Tipos de obesidad


La obesidad es una enfermedad causada por la acumulación de grasa en el cuerpo, generando un exceso de sobrepeso en el individuo. Esta puede traer como consecuencia el padecimiento de otras enfermedades aparejadas como la hipertensión arterial, diabetes o incluso causar problemas cardíacos. La obesidad puede ser clasificada bajo diversos criterios, algunos de ellos son:

De acuerdo a la morfología del tejido adiposo:

Hiperplásica: esta obesidad suelen padecerla los niños. Se produce por un incremento en el tamaño y número de las células adiposas. La obesidad infantil suele mantenerse en la adultez, se calcula que un 70% de los niños obesos siguen siéndolo en edades avanzadas.

Hipertrófica: esta enfermedad se produce cuando hay un incremento en el volumen de los adipocitos y suelen padecerla los adultos.

Mixta: esta obesidad se produce por una asociación de la obesidad hipertrófica con la hiperplásica, de allí su nombre.

De acuerdo a la causa de la enfermedad:

Exógena: las causas de esta enfermedad tienen que ver con la rutina del individuo, principalmente con la alimentación que tiene. Esta obesidad es la más corriente, se calcula que entre el 90 y 95% de las personas padecen este tipo de obesidad.

Endógena: esta obesidad es la consecuencia del padecimiento de otras enfermedades, como por ejemplo insulinomia, enfermedad de Cushing o hipotiroidismo, entre otras. Es menos corriente, entre un 1 y 5% de quienes padecen obesidad a sufren por causas endógenas.

De acuerdo a la movilidad de la enfermedad:

Dinámica: esta es de padecimiento reciente y se caracteriza por una movilización de las grasas muy fácil y además, por una disminución en el peso del individuo como respuesta del tejido adiposo a dietas restrictivas.

Estática: esta obesidad, en cambio, es en una etapa más avanzada. Se caracteriza por la presencia de un requerimiento energético básico así como también un metabolismo bajo. En esta enfermedad el movimiento de la grasa del tejido adiposo se vuelve difícil con la realización de dietas.

De acuerdo a la distribución de grasa:

Androide, abdominal o central: en esta el exceso de grasa se concentra mayoritariamente en el tórax, cara y abdomen. Quienes la padecen tienen riesgos de padecer enfermedades como diabetes, dislipemia o problemas cardiovasculares.



Periférica o ginoide: en esta, en cambio, la grasa excedente suele localizarse principalmente en las caderas y muslos. La obesidad periférica suele ser causante de várices y genoartrosis.

Homogénea: en esta el excedente de grasa no se localiza en una zona específica del cuerpo.  

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: