A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Tipos de nutrientes


Los nutrientes son aquellos productos químicos externos a las células y que estas necesitan para poder llevar a cabo sus funciones vitales. Los nutrientes son entonces elementos que nutren al organismo ya que incrementan la sustancia del cuerpo vegetal y animal. En relación al ser humano se puede hablar de los siguientes tipos de nutrientes:

De acuerdo a sus funciones:

Hidratos de carbono: a estos se los considera el combustible del organismo ya que son fuentes energéticas que actúan de forma inmediata. La energía que proporcionan los hidratos de carbono es la primera que se utiliza al hacer algún esfuerzo físico y luego se usa la que proviene de las grasas. Además de esto, estos nutrientes realizan funciones estructurales y conforman las membranas celulares. Existen distintos hidratos de carbono, uno de ellos es la glucosa, la cual se caracteriza por pasar del sistema digestivo a la sangre y de allí a los músculos en pocos minutos. Los hidratos de carbono se clasifican en simples y complejos. Los simples se caracterizan por proporcionar elevadas cantidades de calorías en relación a los nutrientes aportados, entre ellos se encuentra la miel, el azúcar de mesa y la de las frutas. En los complejos se encuentran los almidones de frutas, verduras, legumbres y cereales. A partir del proceso digestivo estos almidones son transformados en glucosa que, a diferencia de la del azúcar, se absorbe y digiere en un lapso de tiempo prolongado. Esto hace que no se produzca el mismo aumento y descenso de  glucosa en sangre como produce el azúcar.

Grasas: estos son primordiales para el organismo, por lo que se requiere consumir dos o tres cucharadas de aceite por día ya que estas conforman estructuras básicas en las célula y por otro lado, proporcionan más del doble de calorías que los hidratos de carbono y proteínas. Además de esto, las grasas suministran energía de la forma más concentrada y su exceso es depositado en las células de la grasa. Estos nutrientes cumplen la función de aislar y proteger al esqueleto y a los órganos y también son las que trasladan a las vitaminas liposolubles: A, D, E y K.

Proteínas: estas son esenciales en la reparación y desarrollo de los tejidos. Las proteínas están compuestas de aminoácidos los cuales se obtienen del consumo de proteínas animales, que los contienen en cantidades adecuadas. Además, alimentos ricos en hidratos de carbono como las legumbres, cereales, frutos secos, verduras, contienen proteínas, pero de manera incompleta, por lo que es necesario combinarlos con otros alimentos.



Minerales: estos compuestos inorgánicos se hallan en las rocas, agua y tierra y actúan como catalizadores en la transmisión nerviosa así como también en las contracciones musculares. Ciertos minerales son los que regulan el equilibrio interno de líquidos y de ácidos básicos en la sangre y tejidos. Algunos de los más importantes son calcio, potasio, sodio, fósforo y magnesio.

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: