A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Tipos de carbohidratos


Los carbohidratos, también llamados hidratos de carbono, glúcidos y sacáridos, son moléculas orgánicas cuyos componentes son hidrógeno, oxígeno y carbono. Estos son la forma primaria en la que la energía es almacenada y consumida. Los carbohidratos pueden ser clasificados en dos grandes grupos:

SIMPLES: estos son los azúcares cuyo sabor es sumamente dulce, se disuelven con facilidad en el agua y poseen forma de cristal. Algunas hortalizas, las frutas frescas y la miel son los principales proveedores de estos carbohidratos. Además pueden obtenerse procesando remolacha azucarera o caña de azúcar, entre otros productos. Los carbohidratos se clasifican en:

Monosacáridos: aquí se encuentra en primer lugar la glucosa, la cual es el carbohidrato con mayor importancia para la sangre ya que es el azúcar de la sangre y cumple numerosas funciones. Además de la glucosa, otros monosacáridos son la fructuosa, presente en la miel y frutas y la galactosa, que integran a la lactosa, por lo que se pueden hallar en productos lácteos como quesos, yogurt y leche.

Disacáridos: aquí se ubican el azúcar de mesa o sacarosa que está compuesta por glucosa y fructosa en partes iguales. La lactosa, compuesta por glucosa y galactosa, que se halla en la leche también se ubica dentro de los disacáridos. Por último también forman parte de este grupo la maltosa o azúcar de malta.

COMPUESTOS: a este grupo también se lo conoce bajo el nombre de polisacáridos ya que están compuestos por varias unidades de azúcares simples. Los carbohidratos compuestos se dividen en:

Fibras: aquellas fibras cuyo compuesto puede disolverse en agua se lo conoce bajo el nombre de pectina y es el que asiste a la regulación de la absorción de carbohidratos simples y simplifica su transmisión hacia la sangre. La pectina se encuentra en la avena, manzanas y peras. La celulosa es aquella clase de fibra que el cuerpo no logra digerir y son las que ayudan a mantener sano al intestino así como también ayudan a que el grosor de las deposiciones aumente. La celulosa se encuentra en los vegetales ya que componen una parte de la pared celular de las plantas.



Féculas: estos son alimentos como el maíz, trigo, banana, avena, arroz, guisantes, alubias y papas entre otros. Para que la fécula pueda ser absorbida por el cuerpo, los alimentos deben estar sumamente cocidos. Parte de la fécula no es digerida sino que, una vez que se encuentra en el intestino grueso, es consumida por distintas bacterias.

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: