Tipos de dolor

El término dolor alude a una sensación aflictiva, molesta y hasta desagradable. La función que cumple dicha sensación es la de alertar al sistema nervioso de alguna situación que podría causar alguna lesión. El dolor puede ser clasificado de distintas maneras, entre ellas:

Según su duración:

Agudo: este dolor se siente tras haberse producido alguna lesión y desaparece cuando cesa el efecto que dicha lesión produce en el cuerpo. La causa de estos dolores proviene de enfermedades o heridas en la piel, estructuras somáticas, vísceras o músculos. Este dolor advierte al individuo que algo anda mal, si es que está asociado a alguna enfermedad.

Crónico: este dolor permanece durante más de un mes luego de una enfermedad aguda o del tiempo considerado razonable para que se cure una herida. También puede ser la consecuencia de un proceso patológico del tipo crónico que causa dolor en forma continua o recurrente. Mientras que el agudo es un síntoma de alguna enfermedad, el dolor crónico es una enfermedad en sí y tiene efectos fisiológicos, psicológicos y conductuales. Existen tres clases de dolor agudo:

  1. Somático: este es una excitación en los receptores nociceptivos causado por un estímulo que puede resultar dañino al cuerpo. Se trata de un dolor somático cuando los receptores se ubican en la piel, articulaciones o músculos. Este dolor se caracteriza por ser localizable y fácil de describir.
  2. Neuropático: este es producto de alteraciones o lesiones en las vías nerviosas centrales o periféricas. La sensación generada no resulta fácil de explicar para quien lo padece y pueden encontrarse focalizados en alguna zona o bien, de manera dispersa.
  3. Psicogénico: este se presenta en personas que padecen problemas psicológicos como depresión o ansiedad. Este dolor puede o no existir en el paciente lo que ocurre es que se presenta una distorsión y amplificación de los impulsos a causa del estado psicológico del individuo.

Según la localización:

Superficial: cuando el dolor se percibe en la piel o debajo de esta. Generalmente, este se presenta cuando la estructura afectada se ubica próxima a la piel que las cubre.

Profundo: en este caso el individuo lo siente en planos más profundos como en las articulaciones, huesos o músculos.

Referido: este es una especie de dolor profundo que es producto de la transmisión de la sensación desde estructuras profundas hacia otras más alejadas.

Irradiado: aquí la sensación atraviesa la raíz nerviosa o todo el recorrido de algún nervio.

 

Artículos Relacionados:

Cómo citar este texto

Enciclopedia de Clasificaciones. (2016). Tipos de dolor. Recuperado de: http://www.tiposde.org/salud/297-tipos-de-dolor/