A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Tipos de inmunidad


La inmunidad es el estado de resistencia que tienen ciertos seres vivos ante una acción patógena que proviene de microorganismos u otras sustancias extrañas. Existen distintas clases de inmunidades, entre ellas:

Inmunidad natural: también conocida bajo el nombre de innata, esta inmunidad es una línea defensiva que permite a los seres humanos controlar a los agentes patógenos, en la mayoría de los casos. Esta se caracteriza por ser local y rápida y se adquiere de forma hereditaria o bien, por medios biológicos. Existen dos tipos de inmunidades innatas, la activa y la pasiva. La primera se adquiere por medio de una inmunización activa o bien como consecuencia de una infección tanto clínica como subclínica. La pasiva se adquiere por medio de una inmunización pasiva. Mientras que la activa llega a durar toda la vida y es perdurable, la pasiva dura tan sólo semanas o meses.

Las células que participan en esta inmunidad son los fagocitos y las asesinas naturales. Los fagocitos cumplen la función de fagocitar a aquellos agentes infecciosos que atraviesan las superficies epiteliales. Estas células tienen la capacidad de rodear, engullir y luego digerir los distintos microorganismos. Las células asesinas son un tipo de leucocito que se activan como respuesta a virus u otras citocinas. Estas células se encargan de reconocer y lisar células cancerígenas o infectadas por algún virus.

Inmunidad adquirida: esta se caracteriza por dar una respuesta más específica ante los patógenos y por contar con memoria inmunológica que evita que haya una segunda infección. Su tiempo de respuesta es mayor que el de la innata, ya que es de horas o días. Esta inmunidad se encuentra sólo en los vertebrados mandibulados. Dentro de la inmunidad adquirida hay dos tipos: la humoral y la celular. La primera está mediada por anticuerpos que atacan a los antígenos y la segunda por los linfocitos T que atacan a aquellos microorganismos que sean intracelulares. Esta inmunidad se caracteriza entonces por su diversidad, especificidad, especialización, tolerancia a lo propio, autoeliminación y memoria.



Inmunidad artificial: esta es la adquirida a través de tratamientos o terapia. Dentro de esta hay dos tipos: activa y pasiva. Las primeras lo que hacen es estimular al organismo a que genere anticuerpos que sean específicos contra agentes patógenos. Esta inmunidad consiste entonces en medidas perdurables, preventivas y definitivas. Un ejemplo de la inmunidad activa son las vacunas. La inmunidad pasiva proviene de la sueroterapia, que suministra suero sanguíneo proveniente de un donante inmune. Esta inmunidad asiste cuando la respuesta inmunitaria activa no es suficiente.

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: