A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
  • Twitter
  • Facebook
  • Google Plus
  • Enviar por email


Tipos de enfermedades mentales


En la actualidad suele utilizarse el término desorden psicológico o mental para hacer referencia a las enfermedades mentales. Se considera que es una situación donde la mente no se encuentra en un estado de normalidad. Suelen estar verse reflejadas con alteraciones emocionales y en el carácter.

Los desórdenes psicológicos pueden ser clasificados en:

Narcisismo: las personas que padecen estos desórdenes tienen la necesidad de ser el centro de atención, buscan el prestigio y admiración de los demás. Se consideran a ellos mismo como seres especiales. A estas personas suele no interesarles el estado de ánimo de los demás y son muy envidiosos de los méritos y éxitos ajenos.

Demencia: este desorden ser relaciona con la degradación de las capacidades intelectuales. Estos pacientes suelen perder facultades de atención, la memoria e incluso la posibilidad de pensar en abstracto. Algunos de los síntomas son la imposibilidad de resolver cuestiones básicas y corrientes, como abrir puertas y además suelen perderse regularmente. Un ejemplo de esta enfermedad es aquella que comienza pasados los cincuenta años de edad, el llamado mal de Alzheimer.

Manía: este tipo de enfermedades se desarrolla en cortos lapsos de tiempo, que rondan entre siete y treinta días. En este caso el individuo siente una gran alegría, manifestada a través de su vida activa, tienden a ser impulsivos y charlatanes, además de exaltados y gruñones. Si es que logran conciliar el sueño, lo harán por pocas horas. Algunas de las consecuencias,  en gran parte por la impulsividad, puede ser el consumo de sustancias como drogas o alcohol, compras innecesarias o excesivas e incluso muchas veces estos individuos no respetab las normas establecidas.

Paranoia: estos desórdenes se caracterizan por la falta de confianza y recelo constante. Las personas que padecen esta enfermedad se creen víctimas de los sentimientos negativos de otros individuos.  Se ha descubierto que muchas personas del sexo masculino que maltratan a sus parejas sufren esta enfermedad psicológica.
Los paranoicos que además sufren esquizofrenia, se sienten asechados por agentes del estado, conocidos o incluso seres de otros planetas. Otras veces suelen sentirse personas extraordinarias e incluso superiores a los demás.

Desorden Facticio: quienes padecen este desorden suelen inventar otra clase de enfermedades para atraer la atención del personal médico, ciertas veces con el fin de acceder a drogas. Este tipo de pacientes suele ser agresivos y no responder a los interrogatorios de manera directa. Suelen huir de los lugares donde se hallan internados en busca de nuevos hospitales o sanatorios.

Depresión: este desorden en las emociones suelen ser muy peligrosos sobre todo para aquellas personas que se sienten desesperanzadas, deprimidas y solitarias. Suelen ser sujetos muy nerviosos y ansiosos, por otro dejan de sentir dicha en varios ámbitos o actividades que solían disfrutar. Su desorden también se relaciona con la alimentación, padecen distintos tipos de dolores o malestares  y no logran conciliar el sueño de manera adecuada.  Se estima que más del diez por ciento de las personas que padecen esta enfermedad terminan quitando su vida.



Hipocondría: los individuos que padecen esta enfermedad neurótica orientan sus sentimientos obsesivos hacia una enfermedad. Se auto – convencen de sufrir un determinado malestar, a pesar de que los especialistas demuestren que el paciente está equivocado. Estas personas dedican gran parte de su sus ingresos y tiempo en realizarse análisis y otro tipo de pruebas, además de visitar médicos regularmente.  La relación médico-paciente puede terminar siendo muy difícil, ya que este último puede resultar muy insistente.

Estrés: generalmente las personas sufren estrés ante situaciones críticas, sea porque no se siente capaz de realizar ciertas actividades o por los riegos que las mismas pueden producir. Generalmente se expresa mediante el nerviosismo y la inquietud. Suelen ser personas hurañas y les cuestas adquirir nuevos conocimientos.

Somatización: esta enfermedad es muy poco común. Generalmente las mujeres son quienes padecen la padecen. Los pacientes se caracterizan por vidas desordenadas e incluso catastróficas. Suelen tener dolores de tipo ginecológicos o gastrointestinales.

Neurosis: en este caso las fallas se presentan en el sistema nervioso. No hay cambios en la personalidad. Suelen manifestarse a través de la obsesión por evitar ciertas cosas o no poder adaptarse a otras personas. Para ejemplificar pueden ser presentados los ataques de fobia o pánico,  el estrés pos traumático o desórdenes de tipo obsesivo compulsivo.

Derechos Reservados

© Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.


Artículos Relacionados: