Tipos de jeringas

Algunos se estremecen al verlas, otros son más valientes, suspiran profundo, cierran los ojos y esperan que pase rápido el momento del pinchazo. Lo cierto es que tarde o temprano las jeringas terminan haciéndose presentes a lo largo de nuestras vidas con el fin de prevenir enfermedades y/o tratarlas.

Pese a que muchos les tengan terror, se transforman en indispensables salvavidas cuando el ser humano padece determinadas enfermedades. Lo que debe tenerse en cuenta a la hora de clasificar jeringas es que las mismas en su mayoría son descartables como así también las agujas que se utilizan. Por el contrario las que pueden volver a utilizarse son de uso estrictamente personalizado al igual que cepillos de dientes, o máquinas de afeitar.

Las jeringas pueden ser compradas en distintas farmacias y no en todos los casos se necesita de recetarios médicos para adquirirlas, en muchos casos vienen con la aguja, pero en otros esta debe comprarse aparte. Ahora si bien una persona puede comprarlas por si sola es sumamente recomendable que la inyección sea dada por un médico experto o enfermero, ya que una mala inyección puede llevar al individuo a un paro cardiorrespiratorio y en consecuencia a la muerte.

Es primordial tomar en cuenta que al ser desechables las jeringas deben ser tiradas a la basura una vez utilizadas, bajo ningún punto de vista puede ser lavada ya que esto no impediría un posible contagio de enfermedades de transmisión sanguínea.

Los tipos de jeringas que podemos encontrar son:

Agujas hipodérmicas: Estas son utilizadas con el fin de inyectar o aspirar –en caso contrario- de forma intravenosa, subcutánea, intramuscular. Es importante que el que a la hora de recibirla no se tensen los músculos de lo contrario podría dejar una cicatriz. 

De inyección y de aspiración con dos cuerpos: En su mayoría estas no tienen látex. Por su tamaño poseen dosis de 2, 5, 10 y hasta 20 ml. Utilizada para leves dosis de insulina o drogas como la morfina.

De aspiración e inyección de tres cuerpos: Estas también están exentas de látex. Poseen una Conexión Luer, y se utiliza para inyectar dosis de 10, 20 y hasta 50/60 ml.

De inyección-aspiración de tres cuerpos: Este tipo de jeringas son de un solo uso, descartables. Deben ser desechadas luego de utilizarse. Tampoco poseen látex.
Son de Conexión Luer-Lock, y vienen para el uso de dosis de 10, 20 y hasta 60 ml de medicamento.

De tres cuerpos para irrigación: También privadas de látex, vienen con cateter, tienen capacidad para dosis de entre 50 a 100 ml.

Una consideración que debe tomarse en cuenta es que a la hora de ir a inyectarnos debemos exigir como pacientes al personal médico que la jeringa sea abierta –antes de utilizarse- y desechada – luego del uso- delante nuestro. Esta es una pauta de seguridad requerida por la OMS, Organización Mundial de la Salud, y un protocolo que se lleva a cabo en todos los hospitales, clínicas, centros de atención de salud mental, geriátricos y demás sitios en donde un personal autorizado deba cuidar la salud de un individuo.

¿Quién inventó la jeringa?

Según los libros de historia el inventor oficial de la jeringa hipodérmica fue el Dr. Alexander Wood (1817- 1884). Durante algún tiempo el Dr. Wood experimentó obsesivamente la administración de drogas terapéuticas mediante el uso de una aguja de coser especialmente modificada de forma que tenía una leve cavidad que permitía el ingreso de la droga al organismo. Luego de muchos intentos Wood alcanza el éxito y consigue un innovador método que permitía aliviar fuertes dolores musculares.

Sin embargo hay quienes adjudican el descubrimiento a un médico francés llamado Gabriel Pravaz (1791-1855), quien tampoco dudó en experimentar con agujas y así resultó creador de la “jeringa Pravaz”. Aun así la fama, el reconocimiento mundial y el prestigio clínico se lo llevo el Dr. Wood, pero es indudable que el mundo se vió beneficiado por dicha innovación médica que continúa salvando millones de vidas en todo el mundo.


Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Clasificaciones (2017). "Tipos de jeringas". Recuperado de: http://www.tiposde.org/salud/779-tipos-de-jeringas/