Importancia de las proteínas

¿Qué son las proteínas?

Las proteínas son macromoléculas que contienen en su estructura carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno, y en muchos casos, también contienen azufre y fósforo. Las unidades o monómeros que las integran son los aminoácidos, que se van uniendo entre sí mediante los llamados enlaces peptídicos.

Algunos de estos aminoácidos los produce de forma natural nuestro organismo a partir de otras sustancias (tal es el caso de la alanina, que podemos  sintetizar a partir del piruvato); otros aminoácidos, como la lisina o el triptófano, no podemos sintetizarlos y debemos obtenerlos a partir de nuestra dieta; a estos últimos se los conoce como aminoácidos esenciales.

Las proteínas constituyen aproximadamente la mitad del peso seco de los tejidos de los seres vivos y se requieren para llevar a cabo una infinidad de procesos biológicos. Es por eso que se las considera los pilares fundamentales de la vida. De hecho, la importancia de las proteínas tiene que ver con que son como los materiales de construcción o “ladrillos” de nuestro organismo.

Es evidente que las proteínas son fundamentales, además de ser nuestro material estructural, despliegan un importante número de funciones:

  1. Cuando actúan como enzimas, se comportan como catalizadores biológicos, acelerando la velocidad de diversas reacciones químicas del metabolismo.
  2. Intervienen en el transporte de gases como oxígeno (es el caso de la proteína hemoglobina).
  3. Participan en la defensa frente a agentes infecciosos (muchas proteínas son anticuerpos).
  4. La miosina y la actina son dos proteínas fundamentales que permiten la contractilidad del músculo.
  5. Contribuyen a la resistencia, recordemos que el colágeno, otra proteína, es el principal componente de los tejidos de sostén.
  6. Proveen los aminoácidos que se requieren para la síntesis de los tejidos.
  7. Pueden actuar como sustancia de reserva, como la albúmina.
  8. Pueden constituir hormonas.

Dadas estas funciones tan importantes, es evidente que se necesitan consumir proteínas para ayudarle al cuerpo a reparar células y producir otras nuevas, y esto lo hacemos normalmente a través de nuestra dieta. Especialmente en las etapas de la vida de intenso crecimiento y desarrollo (niñez, adolescencia, embarazo), es muy importante incorporar alimentos de buena calidad, que proporcionen proteínas de alto valor biológico.

En general, una dieta equilibrada suministra las proteínas necesarias para satisfacer estas demandas, y aunque en el mercado existen muchos suplementos proteicos, los individuos sanos rara vez los necesitan.

Las proteínas están presentes mayoritariamente en los alimentos de origen animal, como leche, huevos, carnes y pescados. Los vegetales también aportan proteínas, pero en general en menor proporción. Las  legumbres como la lenteja, los porotos o la soja son especialmente ricos en proteínas. Los cereales y las frutas secas también aportan proteínas.

Algunos grupos de proteínas importantes son las globulinas y la albúmina, que son solubles en agua y en soluciones salinas diluidas; otras proteínas importantes son las glutelinas y las prolaninas, que son solubles en ácidos y álcalis y se encuentran sobre todo en los cereales, como el trigo.

El gluten se forma a partir de una mezcla de gluteninas y gliadinas con agua, esta mezcla proteica facilita el proceso de panificación. Sin embargo, existen personas que tienen intolerancia al gluten, son los que padecen la enfermedad celíaca, que es una intolerancia al trigo, avena, cebada y centeno. Es una enfermedad de etiología compleja que aparece en individuos genéticamente predispuestos, y se caracteriza por una reacción inflamatoria de base inmune en la mucosa del intestino delgado, que dificulta la absorción de macro y micronutrientes.

Cuando las proteínas se degradan, el principal producto final  es el amoníaco, que luego se convierte en urea en el hígado y se excreta a través de la orina. El aumento anormal de las proteínas en la orina (proteinuria)  puede ser un síntoma de diversas  enfermedades, entre ellas diabetes, lupus, mieloma múltiple u otras. Los médicos analizarán clínicamente al paciente que tenga alta su proteinuria.

En el organismo existen numerosas proteínas conjugadas, y todas ellas son importantes porque cumplen funciones muy específicas. Las nucleoproteínas son proteínas combinadas con ácidos nucleicos.  Las glicoproteínas son proteínas combinadas con carbohidratos. Las glicoproteínas se dividen en dos grandes grupos,  las glicoproteínas intracelulares y las secretoras. Algunos ejemplos de glicoproteínas secretoras incluyen las inmunoglobulinas y la ribonucleasa, enzima que degrada el ARN. Las fosfoproteínas son proteínas combinadas con un radical que contiene fosfato. La caseína de la leche pertenece a esta categoría.

Otros grupos muy relevantes son el de las lipoproteínas, que son aquellas conjugadas con lípidos (se incluyen aquí las de alta y baja densidad, HDL y LDL). Por último, cabe mencionar a las metaloproteínas, que son las conjugadas con iones metálicos, y a las cromoproteínas, que se asocian a un pigmento, como la hemoglobina y la hemocianina.

Todo en su justa medida

La dieta no debe ser insuficiente en proteínas, pero tampoco debe excederse en la cantidad de proteínas, es decir, ser hiperproteicas. Cuando se ingiere mucha proteína y  pocos azúcares y grasas, en general hay un rápido descenso de peso, incluso más rápido que con las dietas hipocalóricas, que son las más frecuentes. A veces se recomienda a los físico-culturistas o deportistas en general consumir una gran cantidad de proteínas.

Al seguir una dieta hiperproteica, sin embargo, puede ocurrir un aumento en la reabsorción de cloruro de sodio debido a un aumento del trabajo renal, con aumento de la tasa de filtración glomerular, esto puede ser perjudicial para los riñones si se sostiene en el tiempo. Además, la mayoría de los alimentos que tienen pocos carbohidratos y mucha proteína suelen ser pobres en fibras, lo que también puede resultar perjudicial para la salud.

En suma, si bien la importancia de las proteínas no debe perderse nunca de vista a la hora de armar una dieta, lo más recomendable es un consumo equilibrado de alimentos que las posea, pero hacerlo junto a los demás nutrientes básicos.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Clasificaciones (2017). "Importancia de las proteínas". Recuperado de: http://www.tiposde.org/salud/866-importancia-de-las-proteinas/