Importancia de los alimentos

¿Qué son los alimentos?

Todos los seres vivos necesitan un aporte externo de materia y energía. Sucede que durante la actividad que realizamos de manera cotidiana vamos perdiendo energía, que necesitamos de algún modo reponer. Los individuos heterótrofos, que son los que se nutren de forma externa (a diferencia de las plantas, que son capaces de sintetizar materia orgánica por sus propios medios) reponen la energía consumida a través del proceso de nutrición.

Los alimentos son los compuestos que están formados por sustancias básicas que le proporcionan a los seres vivos superiores materia y energía, imprescindibles para el funcionamiento del cuerpo: una vez dentro del cuerpo, los alimentos experimentan una transformación que da lugar al proceso de nutrición.

La enorme importancia de los alimentos radica en que son estos los encargados de aportar los nutrientes, esto es, las sustancias básicas que permitirán el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. Existen distintos tipos de nutrientes en los alimentos que ingerimos, todos ellos le proporcionan al organismo elementos vitales imprescindibles para un armónico crecimiento. Si bien no es recomendable incorporar una cantidad exagerada de nutrientes, igual o más grave puede ser la falta de estos nutrientes. En términos generales, los nutrientes se subdividen entre cinco tipos principales:

  • Carbohidratos
  • Ácidos grasos
  • Proteínas
  • Vitaminas
  • Minerales

Los tres primeros son los que se necesitan en mayor proporción.

Los carbohidratos (o hidratos de carbono) o funcionan como el “combustible” del organismo, pues estos proveen la energía inmediata que se comienza a gastar en el principio del esfuerzo. Los ácidos grasos son importantes para el transporte de ciertas vitaminas, además de representar la forma más concentrada de energía de la dieta.

Las proteínas, por su parte, tienen destacadas funciones (enzimas, transportadores, anticuerpos, etc.) y están constituidas por unidades llamadas aminoácidos. Las vitaminas tienen funciones muy específicas en el organismo, entre ellas la de permitir la asimilación del calcio en los huesos, y los minerales son típicos reguladores del equilibrio interno de los líquidos; además poseen otra funciones. Los alimentos, por otra parte, le proveen al cuerpo otras sustancias imprescindibles, como el agua y la fibra.

Calidad de la alimentación

Los alimentos resultan vitales para el proceso corporal basado en la obtención y distribución de la energía. Claro está que todos esos procesos dependen, a su vez, de que los seres vivos mantengan un saludable circuito digestivo para procesar adecuadamente los alimentos que consume y un buen sistema de circulación sanguínea, para transportar los nutrientes asimilados.

Una buena alimentación implica el consumo racional y medido de una amplia variedad de alimentos. La medicina de nuestra época pone gran énfasis en la influencia de una alimentación sana sobre la salud física y mental de las personas, puntualizando algunos principios elementales. En este sentido, comer una amplia variedad de alimentos diferentes que complementen sus nutrientes es lo que efectivamente logra restaurar la sangre, los tejidos y los órganos.

Una alimentación saludable, además, protege a las personas de los riesgos enfermedades cardíacas y de algunos tipos de cáncer. La obesidad es una de las enfermedades más importantes en lo que respecta a trastornos alimenticios, y puede llegar a desencadenar otras enfermedades graves, como la diabetes o la hipertensión.

La obesidad, uno de los grandes males de las sociedades modernas, se puede deber a la ingesta excesiva de algunos tipos de grasas o de hidratos de carbono, o bien a una cantidad insuficiente de fibra. El abuso en las grasas también puede traer complicaciones arteriales que afectan al corazón. Algunos pequeños cambios en las costumbres alimenticias, como no agregar sal al cocinar o hacer comidas menos copiosas y más seguidas, pueden contribuir a mejorar significativamente el balance nutricional y la salud en general.

El alimento como cultura: la comida

En el caso de los seres humanos, el alimento tiene una dimensión especial, que no la tiene en otros representantes del reino animal. La alimentación se materializa mediante el consumo de diferentes platos o comidas, que difieren en las distintas partes del mundo. De este modo, la comida pasa a ser, además de una fuente de nutrientes para cada individuo, un elemento representativo y distintivo de la cultura de los pueblos.

Esta forma parte de las tradiciones, los rituales, las creencias y la memoria colectiva de los pueblos. La cultura de la comida va más allá del acto de comer y de alimentarse, para cubrir también lo referido a la producción, la venta y el consumo de los alimentos. En este sentido se destaca el valor de los alimentos frescos, que mantienen sus características nutritivas intactas, frente a los alimentos elaborados, los que en general pierden parte de su valor nutritivo durante los procesos de calentamiento o deshidratación (si bien estos les prolongan su vida útil).

Asimismo, el tipo de alimento por el que se opta se ha incorporado fuertemente a la identidad de las personas en ciertas sociedades, y mucha gente se inclina hoy día por los alimentos que excluyen el sacrificio animal o el aprovechamiento del animal, tal es el caso de los vegetarianos y de veganos.

Artículos Relacionados:

Cómo citar este texto

Enciclopedia de Clasificaciones. (2016). Importancia de los alimentos. Recuperado de: http://www.tiposde.org/salud/892-importancia-de-los-alimentos/