Importancia de las relaciones humanas

¿Qué son las relaciones humanas?

Las relaciones humanas son todos aquellos nexos que se van estableciendo a partir del proceso de comunicación, y es a partir de estos que todas las personas van estableciendo procesos  sobre los cuales se desarrolla su vida. Como se sabe, la esencia misma de las personas aparece en el marco de una comunidad, relacionándose unas con otras.

Esto nos remite directamente a la diferencia en las relaciones personales de acuerdo a su carácter primario (las relaciones que se producen por los instintos del ser humano, ya sea el maternal o el que lleva a relacionarse positivamente con sus pares) o de carácter secundario, prácticamente único en nuestra especie, donde dos personas desconocidas se reúnen por un motivo funcional, sin existir instinto alguno que los lleve a hacer eso más que su vocación de alcanzar determinado objetivo.

En este sentido, vemos que la importancia de las relaciones humanas se deben básicamente a dos hechos, cada uno con su valor particular:

a) Resulta indispensable para los seres humanos organizarse en grupos junto a las personas más cercanas de su entorno familiar, y luego van por la vida encontrando nuevas personas con las cuales establecen amistad, sin mayor motivo que la satisfacción de las necesidades afectivas.

b) El hombre transcurre su vida sabiendo que determinadas necesidades no podrán ser abastecidas por sí mismo, por lo que necesitará relacionarse con las personas capacitadas para hacerlo. Si lo pensamos, constantemente estamos demandando funcionalidades o servicios que otros pueden darnos: educación, salud, entretenimiento, y todo intercambio o transacción, tenga esta un correlato económico o no)  solo puede darse en el marco de las relaciones interpersonales.

La teoría del apego

La primera relación humana, indudablemente, es la del padre y de la madre con el hijo, antecedente básico de todas las relaciones afectivas ulteriores. La teoría del apego es la que se apoya en esa interacción para hablar sobre las relaciones entre los seres humanos en general, a través de la idea de que los recién nacidos tienen la necesidad biológica de desarrollar una relación con al menos un cuidador principal, para lograr su supervivencia.

Mediante un proceso combinado entre los dos miembros de la relación, se desarrollan patrones de apego, que conducen a modelos internos de trabajo, que guiarán  las emociones, los pensamientos y las expectativas en todas las relaciones posteriores.

Esta teoría tiene mucho respaldo científico, pese a que puede criticársela en la medida que las relaciones en la sociedad son algo más complejas que una réplica de la primera entre el padre y el hijo, y hay un proceso diferente al de la mera extrapolación de lo aprendido en esos primeros momentos de la vida. Un gran aporte a esta teoría fue el desarrollado por Sigmund Freud, que luego fundamentó el psicoanálisis.

La amistad y el amor

La amistad es otra de las relaciones interpersonales de mayor intensidad y que también cobran gran importancia dentro de la vida de las personas. A cualquier edad, todas las personas van eligiendo en su camino a otras personas, con las cuales se van relacionando y construyendo vínculos de ayuda mutua, con una sensación de confianza y una muy buena comunicación.

Es importante la cuestión de la elección, ya que la amistad es la primera de las relaciones humanas que es completamente electiva, y la decisión queda a cargo de cada uno de los participantes.

El amor es otra de las relaciones humanas más importantes, y se pone de manifiesto de muchas formas, sobre las cuales se han elaborado diferentes teorías filosóficas y concepciones.

La institucionalización del amor mediante el matrimonio es un espacio en el que se combina esta relación social producto de la necesidad genuina de afecto de las personas y la búsqueda de satisfacción de necesidades humanas.

Las relaciones secundarias, otra clave

Sucede que las personas, al organizarnos en forma de grupos humanos, aceptamos determinadas reglas, sabiendo que los demás harán lo propio. Si bien de todos modos existen mecanismos como la ley, que buscan limitar la posibilidad de salirse de ese consenso.

De todas formas las personas consciente o inconscientemente asumimos que los demás están en una posición cooperativa con nosotros, al menos hasta cierto punto. Y si alguien se ofrece a relacionarse con nosotros con el objeto de cumplir una tarea, solemos creer que realmente está dispuesto a hacer eso.

En nuestra época, en general, ésta relación está mediada por el comercio, por más pequeño que sea. El trabajo establece permanentemente relaciones sociales, ya sea internamente con otras personas con las que se conforman equipos de trabajo, o bien externamente, con clientes, proveedores, etc.

Por otra parte, y casi sin darnos cuenta, vamos estableciendo relaciones humanas de carácter secundario, al tratar de satisfacer nuestras necesidades. A veces incluso depositamos gran parte de nuestra confianza en esa relación: el transporte público, por ejemplo, genera una relación interpersonal entre el viajante y el conductor, en el que el primero deposita toda su confianza respecto de la seguridad en quien conduce.

Conclusión

Las relaciones humanas se dividen en dos categorías básicas, y cada una de ellas ha aportado una utilidad trascendental al ser humano: las de carácter primario le permiten sobrevivir como individuo, mientras que las relaciones interpersonales de carácter secundario son las que le han permitido a la humanidad el desarrollo conseguido.

La organización en países y en ciudades, la capacidad de efectuar transacciones y de establecer normas para nuestro comportamiento, teniendo como máxima el hecho de que habrá un correlato en el comportamiento ajeno, es producto del avance y la consolidación de las relaciones humanas pacíficas, en desmedro de la violencia y la guerra civil.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Clasificaciones (2017). "Importancia de las relaciones humanas". Recuperado de: http://www.tiposde.org/sociedad/867-importancia-de-las-relaciones-humanas/