Definición de idoneidad

¿Qué es la idoneidad?

La idoneidad es la capacidad, habilidad, actitud, competencia y disposición de una persona para el ejercicio de una tarea dada. Una persona será idónea para desempeñar una función o realizar una tarea, entonces, en la medida que esté verdaderamente capacitada para ello. Eso implica que, además de contar con la preparación y experiencia necesarias, se espera que actúe conforme con ciertos estándares de ética.

El incumplimiento de la idoneidad existe, por ejemplo, cuando una persona ejerce una profesión sin tener título habilitante para ello, lo que sin duda constituye una situación irregular. La medicina, por ejemplo, es un ámbito muy sensible a esta cuestión, porque allí está en juego la salud de las personas.

Y es por ese motivo que cuando se descubre que una persona está ejerciendo esta profesión sin ser médico, engañando a sus pacientes y familiares, la noticia alcanza las primeras planas de los diarios. Desde la psicología se considera que la construcción de la idoneidad genera en las personas un fortalecimiento de la autoestima, lo que tiene un impacto considerable sobre la vida afectiva del trabajador, por fuera del ámbito laboral.

En la función pública, la idoneidad reviste enorme importancia. Quienes ocupan cargos públicos cobran sueldos que en última instancia provienen de los impuestos de los ciudadanos, de modo que la falta de idoneidad en tales casos es una falta moral hacia todos los contribuyentes. El político argentino Rafael Bielsa afirmó que ‘nada desacredita más a una gestión administrativa que los nombramientos arbitrarios, cuando estos carecen de idoneidad’. La idoneidad en la función pública implica estar realmente capacitado para dedicar todos los esfuerzos al cumplimiento de la tarea que fue encomendada, y fundamentalmente repudiar enérgicamente todo acto de corrupción o ausencia de moralidad en cualquiera de sus formas.

Idoneidad: algunas acepciones

La idoneidad es también un sinónimo de lo íntegro, lo verdadero y lo vigente. Al referirse a productos, serán idóneos aquellos que no estén adulterados ni en mal estado, ni falten en ninguna forma a lo que el consumidor cree que está adquiriendo. Esto no debe confundirse con la calidad de los productos, que ya es un aspecto adicional. La idoneidad es un aspecto exigido por la ley, y  se refiere a que el producto cumpla con las expectativas básicas garantizadas por el vendedor.

Otras acepciones más específicas del término idoneidad aparecen en el ámbito económico y financiero. Así, por ejemplo, la idoneidad catastral de una persona es su solvencia financiera, es decir, cuando no tiene deudas con entidades de crédito, exigida para que esté apta para comenzar el proceso de obtención de financiación para la compra de una vivienda.

Por otra parte, la idoneidad financiera es la que le exige el fisco a las sociedades comerciales, que deben presentar sus balances auditados mostrando que tributan y reconocen realmente todo lo que poseen y todo lo que deben.

Cómo citar este contenido:

Citar

Enciclopedia de Clasificaciones (2017). "Definición de idoneidad". Recuperado de: http://www.tiposde.org/valores/1015-definicion-de-idoneidad/